PUBLICIDAD  
  Venezuela, 19 de Diciembre de 2014

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos




Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Página de la Cátedra de Farmacología y Terapéutica:
REACCIONES ALÉRGICAS A LOS FÁRMACOS
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 40 Nº 1 / 2002 >

Prof. Esmeralda Salazar de Plaza y Prof. Eva Pimentel Herrezuelo

La alergia farmacológica, es una reacción adversa a un fármaco, resultado de una sensibilización previa por el mismo compuesto o por alguno íntimamente relacionado.

Para que un fármaco produzca una reacción alérgica hace falta un contacto sensibilizante previo, ya sea con el mismo fármaco o con alguno muy vinculado químicamente.

Las reacciones alérgicas son la respuesta a la interacción antígeno-anticuerpo, consecuencia de una respuesta inmune a un fármaco o a una sustancia. Esta respuesta inmune puede considerarse como un mecanismo de defensa pero cuando se vuelve inapropiada provoca las manifestaciones típicas de la alergia. La capacidad de desarrollar una alergia preexiste, pero para que se produzca el estado alérgico el individuo debe ser sometido a una exposición previa. Por ello, para comprender mejor el fenómeno alérgico, se deben conocer los principios inmunológicos subyacentes que rigen el desarrollo de la afección y la producción de los síntomas.

Respuesta Inmune
Como ya se mencionó, la alergia es la consecuencia de una respuesta inmune a un fármaco o a una sustancia. Como en toda respuesta inmune, el compuesto es reconocido como extraño, es decir, es considerado como antigénico. Una vez que esto sucede, una porción del fármaco es secuestrada por los linfocitos del huésped, se procesa inmunológicamente y conlleva a la producción de dos tipos de efectores: se producirán anticuerpos específicos contra el antígeno por los linfocitos B y se elaborarán grandes cantidades de células efectoras específicamente sensibilizadas (linfocitos T). Los linfocitos T no producen anticuerpos, pero pueden regular la producción de anticuerpos de los linfocitos B. Tanto los linfocitos B como los T se comprometen con la estructura de la molécula del fármaco con el cual reaccionan.

Durante la respuesta inmune normal se evocan ambas inmunidades, la humoral mediada por anticuerpos y la celular. Esto se evidencia también en la alergia. Luego de la exposición al antígeno (alergeno), sobreviene un período durante el cual se instala la respuesta inmune, pero no aparecen síntomas (el período de retardo). Luego de este período comienzan a aparecer anticuerpos IgM en el suero del individuo. Éstos son rápidamente reemplazados por anticuerpos de la misma especificidad pero con diferente estructura en cadena. Es así como las células productoras de anticuerpos inducen el cambio de la IgM a otras clases de anticuerpos: IgG, IgA e IgE. No se ha demostrado la participación de ninguna de las demás clases de anticuerpos.

Principales Elementos para el Diagnóstico de una Reacción Alérgica

Para verificar que una reacción es de tipo alérgico, conviene tener presente los siguientes elementos:

  • Contacto anterior con el fármaco o agente: La exposición previa a un fármaco es esencial para que se desencadene la reacción alérgica. Sin embargo, la sensibilización puede ocurrir en forma inadvertida, por exposición ambiental o a través de la dieta (por ejemplo, muchos alimentos para animales contienen antibióticos, igualmente la leche puede contener penicilina, debido a que las vacas con mastitis se someten a tratamiento con dicho fármaco). Por lo mencionado, las respuestas alérgicas pueden ocurrir sin el conocimiento de que ha habido una exposición previa; en este caso, la anamnesis no proporciona toda la información.

  • El desencadenamiento de la reacción no depende de la dosis: Las respuestas alérgicas no tienen relación con la dosis administrada. Dosis muy pequeñas (rastros de antibióticos en los alimentos) son suficientes para poner en peligro la vida del individuo; sin embargo, una dosis terapéutica completa puede ocasionar una reacción alérgica leve.

  • Especificidad química: Si un fármaco en particular sensibiliza, sólo este fármaco o los compuestos químicamente relacionados desencadenarán la respuesta alérgica. Esto explica, el por qué un paciente alérgico a un tipo de penicilina puede resultar alérgico a otra penicilina, ya que todos los compuestos penicilínicos están emparentados químicamente.
TIPOS DE ALERGIAS MEDICAMENTOSAS
La clasificación de Gell y Coombs, permite diferenciar las distintas alergias medicamentosas, entre ellas, los tipos I, II y III implican una reacción humoral. El tipo IV es de mediación celular. A continuación una breve descripción de cada tipo:

  • El Tipo I: Indica una respuesta inmediata (reacción anafiláctica). La reacción es producida por mediadores liberados por los mastocitos y basófilos en respuesta a la unión del antígeno con la inmunoglobulina E (IgE). Se necesita la exposición previa del sistema inmune a un antígeno, lo que le permite crear anticuerpos en la primera instancia que después, en una nueva exposición serán los encargados de iniciar la reacción alérgica. Existe otro tipo de reacción donde no interviene la IgE, pero que puede provocar también el mismo espectro de manifestaciones clínicas que la reacción anafiláctica, a estas reacciones se les denomina anafilactoides y en ellas puede estar implicada la activación del complemento o mecanismos no inmunológicos de liberación de histamina. Las reacciones anafilácticas o anafilactoides no pueden distinguirse clínicamente.

  • El Tipo II: Es una reacción cititóxica dirigida contra la membrana de las células sanguíneas circulantes. Está mediada por inmunoglobulinas IgG e IgM. Clínicamente las reacciones de este tipo se manifiestan en las incompatibilidades sanguíneas, drogas que provocan anemia hemolítica o en la agranulocitosis inducida por la aminofenazona y dipirona.

  • El Tipo III: Se producen por la unión de antígenos y anticuerpos solubles que forman compuestos insolubles antígeno-anticuerpo, que luego quedan atrapados en la microvasculatura y activan al complemento el que provoca quimiotaxis de leucocitos, los que a su vez liberan mediadores de la inflamación induciendo daño celular. Un ejemplo clínico clásico de este tipo de reacción es la nefritis post-estreptocóccica.

  • El Tipo IV: También conocidas como reacciones de hipersensibilidad retardada, resultan de interacciones con linfocitos ya sensibilizados contra antígenos específicos. Transcurren sin la presencia del complemento o de anticuerpos. Se desarrollan lentamente apareciendo a las 24-48 horas y llegando a su máximo a las 40-80 horas, desapareciendo a las 96 horas. Clínicamente se expresan en la dermatitis de contacto y en la reacción de injerto contra el huésped.
EL PAPEL DEL PACIENTE EN LA RESPUESTA ALÉRGICA
Algunos individuos tienen mayor predisposición a desarrollar alergia que otros. Se dice que estas personas son atópicas, y su condición se denomina atopía. Como regla, los sujetos con muchas alergias conocidas a alimentos, a fármacos y a otras sustancias, tienen mayor probabilidad de desarrollar alergia que aquellos que carecen de dichos antecedentes, igualmente sucede con los antecedentes familiares, si el individuo desciende de padres o abuelos asmáticos o con condición de atopía, tendrán mayor tendencia a convertirse en alérgicos. Estas personas se pueden detectar mediante un cuidadoso y exhaustivo interrogatorio.

Conviene tener presente, sin embargo, que durante la anamnesis al paciente, a veces las personas niegan la sensibilidad a una sustancia que, en realidad, es responsable de la reacción alérgica. Por ejemplo, un paciente presenta una reacción alérgica a la penicilina, y aún así niega haberla recibido alguna vez. Esta situación puede tener varias explicaciones: 1) el compuesto fue suministrado a temprana edad y la persona no fue informada. 2) Muchos alimentos para animales contienen antibióticos como preservativos, de tal forma que al individuo consumir la carne del animal, sin saberlo tiene contacto con el antibiótico. Por ello, aunque la anamnesis es una excelente herramienta no siempre recoge toda la información requerida.

EL PAPEL DEL ODONTÓLOGO EN EL CONTROL DE LA ALERGIA
Si la anamnesis indica que el paciente es alérgico a un fármaco, debe seleccionar para su tratamiento un compuesto distinto y que no esté emparentado químicamente con el primero. Si el individuo está tomando un medicamento y surge en el curso del tratamiento una reacción alérgica, se debe interrumpir su administración y cambiarlo por otro completamente diferente. Una vez que un paciente es alérgico a un determinado compuesto, se lo debe considerar en esa condición de por vida. En los momentos actuales no existe método alguno para revertir la condición alérgica a un medicamento.

En general, las reacciones alérgicas comienzan como manifestaciones dérmicas leves, pero se vuelven progresivamente más severas si prosigue la estimulación.

Conviene recordar finalmente, que ante la sospecha de que el paciente tiene un terreno alérgico con mucha predisposición a presentar alergia, preferiblemente no se le debe indicar fármacos tan alergénicos como la penicilina y la aspirina.

Referencias Bibliográficas
  1. Albañil MR, Calvo C, Espejo M. Alergia al látex. An Esp Pediatr. 2000; 53(1): 67-70

  2. Betancur J. Alergia al látex. 1998. www.anestesia.hc.edu.uy/monografías/alergia/látex.htm

  3. McKinnon R, Wildsmith J. Histaminoid reactions in anaesthesia. British J Anaesth. 1995; 74(2)

  4. Stoelting R, Barash P, Cullen B. The allergic response. Clin Anaesth. 1992; 52: 1431-1446

  5. Withington D. Allergy, anaphylaxis and anaesthesia. Canad J Anesth. 1994; 41:12


HOME > EDICIONES > VOLUMEN 40 Nº 1 / 2002 > Ir al principio
Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
PRIVACIDAD | ACCESIBILIDAD
UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
Caracas - Venezuela