PUBLICIDAD  
  Venezuela, 1 de Noviembre de 2014

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos





Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Revisiones Bibliográficas:
EL LAVADO Y CUIDADO DE LAS MANOS
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 41 Nº 2 / 2003 >

RESUMEN
En el presente trabajo hacemos notar la importancia del lavado y cuidado de las manos en el personal del equipo de salud odontológico, aquí incluimos las técnicas correctas del lavado de las manos, la importancia del jabón y los antisépticos que han sido incluidos en los mismos, la técnica como deben ser secadas las manos una vez lavadas, por último hacemos algunas consideraciones en el cuidado general de las manos, mantenimiento de las uñas y el uso de cremas hidratantes.

PALABRAS CLAVE
Lavado de manos, secado de manos, clorhexidina, triclosan, yodopovidina, hexaclorofeno, cloruro de benzalconio, cutículas de los dedos, cremas hidratantes, mantenimiento de las uñas.

ABSTRAC
The role of soaps and antiseptics soaps, as well procedures and technics for washing hands are described and stressed.


La presencia de procesos infecciosos representa un gran riesgo en el medio ambiente odontológico, y aunque la protección de los pacientes es la prioridad, el personal que trabaja en el equipo de salud también es vulnerable a la exposición microbiana.

La piel intacta, saludable, provee una excelente protección contra los microorganismos, sin embargo los microbios adquiridos de manera transitoria al tocar superficies contaminadas tienen un gran potencial para causar enfermedades, es aquí cuando la higiene de las manos cobra gran importancia 1.

En la piel de todos los trabajadores de la salud bucal, se pueden encontrar microorganismos residentes y transitorios, muchos de los residentes se encuentran en las capas superficiales de la piel y no son muy virulentos, pero pueden ser responsables de algunas infecciones de la piel. Los pacientes con enfermedades infecciosas que entran en contacto con los trabajadores del equipo de la salud bucal, se convierten en una poderosa fuente de microorganismos transitorios para las manos de esos trabajadores. Los microorganismos transitorios que se han posado en la piel, son un gran riesgo de contaminación cruzada. El lavado de las manos de manera adecuada podrá remover o inhibir a ambas poblaciones de microbios: residentes y transitorios.2, además ayudará a evitar la diseminación de los mismos en el ambiente 3.

Se puede transportar microorganismos provenientes de pacientes y de superficies contaminadas por el medio ambiente. De manera rutinaria el lavado de manos puede eliminar de manera efectiva a estos microorganismos de su piel, pero no los removerá del rededor de sus anillos o sortijas, prendas, otros artículos de joyería, ni debajo de sus uñas largas. Asegúrese de que su lavado de manos sea efectivo, y tenga uñas cortas y bien mantenidas 4.

El lavado de las manos es el procedimiento más importante para lograr la reducción de la mayor cantidad de microorganismos presentes en la piel y uñas, por lo tanto se ha convertido en el método de prevención por excelencia 5.

En 11 estudios revisados por Keswick y colaboradores 6 el uso de jabones con antimicrobianos estuvo asociado a una reducción substancial en los porcentajes de infecciones cutáneas superficiales. Otros 15 estudios experimentales demostraron una reducción de las bacterias en la piel con el uso de jabones con antimicrobianos, pero en ninguno se evaluó el porcentaje de las infecciones como resultado.

En el ambiente odontológico ideal, sin contaminación, todo cuanto penetra en la boca del paciente debe estar estéril. Pero por desgracia, no se dispone de algún modo aceptable para esterilizar las manos del ser humano. Por tal motivo, y con el fin de proteger a los pacientes y al personal encargado de su tratamiento, todas las personas que entran en contacto directo con el enfermo deben utilizar guantes desechables al efectuar los procedimientos intrabucales o cualquier otro que comprenda estar en contacto con membranas mucosas, sangre o saliva 7, 8. La atención conveniente a las manos y su preparación son elementos fundamentales en cualquier método de colocación de guantes.

Todos los trabajadores del equipo de salud odontológica deben lavarse siempre las manos antes y después de examinar o tratar cada uno de sus pacientes, antes y después de colocarse los guantes, después de tocar cualquier objeto inanimado que pueda ser susceptible a la contaminación con sangre, saliva o secreciones respiratorias provenientes de otros pacientes 9, 10, 11, 12, 13, después de cualquier actividad en el sanitario 1, y finalmente también se deben lavar las manos cada vez que se deja el consultorio 3, 4, 5, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18.

El maquillaje debe aplicarse una vez fuera del consultorio y antes de hacerlo también se deben lavar las manos, igualmente la colocación de lentes de contacto 1.

El lavarse las manos una vez se han retirado los guantes después de su uso, se debe a que estos pueden tener perforaciones que pueden ser visibles o no 17, y que pueden permitir la entrada de bacterias y otros microorganismos que se multiplican rápidamente. Para el lavado de manos en procedimientos no invasivos con jabón común es adecuado. Para los procedimientos quirúrgicos se debe utilizar un jabón con antiséptico, que contenga alguna substancia antimicrobiana 19, tales como clorhexidina al 4 %, hexaclorofeno al 3%, cloruro de benzalconio o yodopovidina al 0.75 % 2, 4, 5, 14, 20. El triclosan, agente antibacteriano que se ha utilizado durante mucho tiempo en la preparación de jabones, dentífricos y cosméticos, así como también en alfombras, plásticos de artículos de cocina y hasta en juguetes, se ha convertido en un problema de resistencia bacteriana que ha estimulado la formulación de nuevos antibióticos. Algunos investigadores han reportado que el triclosan es un fuerte inhibidor de la enoyl-ACP reductasa, enzima que está presente en muchos microorganismos20. Esta es también potencialmente importante como "blanco" para esos nuevos antibióticos, que han surgido como resultado del excesivo uso del triclosan y que ha hecho a esas drogas ineficaces 20, 21, 22, 23, tal resistencia ha sido reportada en Japón e Inglaterra 21, 24, y ya se han propuesto los mecanismos moleculares 22, 25.

La mejor forma de utilizar estos jabones es su presentación en forma líquida, colocados en dispensadores apropiados, lo ideal serían los manejados con el pié 4, 18. Las formas sólidas de jabón han demostrado que el contacto repetido favorece el crecimiento de bacterias y otros microorganismos provenientes tanto de la piel del operador como de la boca del paciente 5, 21.

Cuando los guantes se rasgan, cortan o pinchan, deben quitarse tan rápido como la seguridad del paciente lo permita. Los trabajadores de la salud deben lavar completamente las manos y cambiarse los guantes para completar el procedimiento clínico. Los trabajadores de la salud que tengan lesiones exudativas o cualquier tipo de dermatítis, particularmente de las manos, deberían abstenerse de la atención y cuidado directo del paciente, así como también manejar equipos, hasta que la situación se resuelva 7, 9, 14, 17, 26, 27, 28, 29.

El tener las uñas cortas evita perforaciones de los guantes, permiten mayor destreza al operador, disminuyen las posibilidades de molestias al paciente y por supuesto eliminan en un gran porcentaje las bacterias que se albergan en la región subungueal 7, 30, 31, además debemos citar que las uñas largas estiran el guante de una manera irregular produciéndole un adaptado defectuoso sobre los dedos contribuyendo de esta manera a aumentar la porosidad con posibles rasgaduras y grietas 32.

Se ha reportado que algunas bacterias encontradas bajo uñas largas artificiales de dos enfermeras, pudieron haber contribuido a la muerte de 16 niños enfermizos y el CDC sugiere para evitar casos como éste, mejorar la técnica del lavado de manos, y exige las uñas cortas y naturales 33.

Las pequeñas cortaduras o abrasiones de la piel que no pueden observarse mediante el examen visual, son vías potenciales de entrada hacia el cuerpo para microorganismos bacterianos y partículas virales infectantes. En consecuencia, es necesario proteger todas y cada una de las aberturas cutáneas y cubrirlas durante el contacto con el paciente.

Los procedimientos minuciosos de lavado de manos son fundamentales para proteger a los pacientes, terapeutas del equipo de salud y a sus respectivos familiares. La zona por debajo de las uñas puede albergar miroorganismos y sangre residuales hasta por un período de 5 días cuando no se utilizan sistemáticamente los guantes 4, 7. Por lo tanto los métodos cuidadosos que se utilizan en el lavado de las manos deben incluir con atención el área ubicada por debajo de las uñas y la cutícula, seguida por enjabonamiento con un producto desinfectante y el enjuague con agua.

¿Existe una técnica especial para lavarse las manos?
Sí.....y antes de comenzar el procedimiento se deben eliminar todas las prendas de las manos y muñecas, estos son centros de retención de elementos contaminados que además producen la necesidad de exponerse con más frecuencia y durante más tiempo al jabón 18, 32.

Coloque suficiente jabón y agua en sus manos, restriéguelas vigorosamente por 10 segundos como mínimo y utilice un cepillo de cerdas blandas para cepillarse todas las superficies de las manos así como el lavado de las áreas interdigitales. Un procedimiento sugerido para lavarse las manos comienza con el tallado inicial meticuloso de todas las superficies de las uñas, las áreas interdigitales, los dedos, las manos y la porción inferior del brazo con una preparación antimicrobiana. Debe tenerse cuidado con la sobreutilización de cepillos de cerdas duras, que puedan causar abrasiones o lacere la piel y la región subungueal. De la misma manera, debemos evitar la tendencia al tallado insuficiente de las uñas de la mano dominante (cuando se es derecho se lava más la mano opuesta) 4, 7, 33. Se ha de realizar primero un tallado inicial con un cepillo estéril de cerdas suaves o blandas, o en su ausencia podemos utilizar una esponja desechable en tres enjabonamientos, seguidos cada uno por enjuague de 2 a 3 minutos con agua fría a tibia 7, 34, 35.

El agua para enjuagar debe circular desde el extremo digital hasta el codo y no regresar al área antes enjuagada.

Cuando sus manos estén visiblemente manchadas, enjabone y cepíllelas por más de 10 segundos, o lave y enjuague 2 ó 3 veces.
Enjuague bajo un gran chorro de agua fría o tibia, para mantener las manos a una baja temperatura, ésta recomendación se debe a que las altas temperaturas inducen la transpiración y puede exacerbar una irritación ya existente 32.

Algunos autores recomiendan 2 lavados consecutivos de manos de 15 segundos antes de empezar a trabajar y luego al terminar 4.

Las llaves del agua del lavamanos del consultorio no deben ser de rosca, sino de palanca para ser accionadas con el pié, con la pierna o tener llaves especiales con fotocélulas, que permiten abrir y cerrar el flujo de agua al introducir y sacar las manos respectivamente 2, 5, 18. En caso de ser necesario cerrar las llaves con la mano, ésta debe estar protegida por una toalla de papel, nunca toque con la mano descubierta las llaves de agua del lavamanos 3.

Secado de las manos:
Para el secado de las manos se aconseja utilizar secadores de aire caliente o toallas de papel, las toallas de felpa están contraindicadas ya que en ellas pueden crecer bacterias provenientes tanto de la piel del operador como de la boca del paciente, luego de 4 usos consecutivos 5.

Con una toalla de papel para cada mano, el secado debe comenzar en los dedos, para luego dirigirlo a las manos, y después dirigirse a la superficie de los brazos. Después, durante el resto de la jornada de trabajo, puede utilizarse un procedimiento más breve para lavarse las manos. La razón de lavar las manos luego de usar los guantes es que estos sufren de perforaciones durante su uso y los microorganismos penetran por debajo del material del guante y se multiplican con rapidez 7, 36.

Podría usar la misma técnica para los procedimientos quirúrgicos?
No !!, .....use la siguiente técnica:
    1.- Cepille sus manos y brazos hasta el codo durante 3 minutos, con un jabón antimicrobiano líquido indicado para tales fines.
    2.- Enjuáguese vigorosamente para remover el jabón
    3.- Séquese las manos con toallas de papel estéril
    5, 3, 14, 17, 29, 37.
El contenido de agua, humedad, pH, lípidos intracelulares y el porcentaje de descamación ayudan a mantener las propiedades de la piel como barrera protectora. Cuando la barrera está comprometida (Ejm. Por el cepillado en el lavado de las manos) se puede producir resequedad de la piel, irritación, y grietas. Aunque la superficie de la palma de las manos tiene dos veces más capas de células, éstas son 30 veces más delgadas que el resto de la piel 38, pero las palmas son muy permeables al agua 39.

¿Por qué debemos utilizar jabónes?, su uso se basa en el efecto detergente, debido a que disminuyen la tensión superficial del agua, permitiendo la emulsión de la suciedad, de la misma manera aumentan la viscosidad del sucio y lo mantiene en suspensión para ser luego arrastrado por el lavado. El efecto detergente hace que barra el manto lipídico de la piel resecándola e irritándola 40.

Se ha descrito que los jabones y detergentes son las substancias que más dañan la piel de todas las que se usan de manera rutinaria sobre ella 41. Los detergentes aniónicos y catiónicos son más peligrosos que los no iónicos 42 y aumentan la concentración de surfactantes que producen de manera más rápida un daño severo 21.

Cada vez que lavamos la piel, producimos en ella cambios profundos, muchos de ellos de manera transitoria. Sin embargo, entre individuos de ocupación como los profesionales de la salud que requieren de frecuentes lavados de manos, los cambios a largo plazo en la piel pueden ser una lesión crónica, dermatitis por contacto, excema y cambios concomitantes en la flora. 21.

Para los profesionales de la salud, se está recomendando formulaciones a base de alcohol que son superiores a los detergentes con antisépticos para matar rápidamente a los microorganismos de la piel 21; como el alcohol es un antiséptico de amplio espectro no se requiere de lavado o secado de las manos, evitando así el daño causado por los detergentes y la fricción mecánica en el secado.

Cuidado de las Manos:
La práctica de un buen cuidado de las manos es una estrategia preventiva efectiva para reducir la irritación por dermatitis de contacto y condiciones alérgicas. Si como hemos citado antes la piel es la mejor barrera contra la infección, la meta del cuidado de las manos es prevenir y manejar los factores que comprometen la integridad de la misma. Para los trabajadores de la salud, los agentes irritantes de su hogar podrían exacerbar tales efectos como el jabón, el uso de guantes y manejo de substancias químicas. La irritación de la piel de las manos en el hogar es muy común con las tareas de mantenimiento, trabajando la jardinería, carpintería, haciendo reparaciones de cualquier tipo al automóvil, elaborando algunos oficios donde se utilice gomas de pegar, solventes, abrasivos o cualquier herramienta o material que tenga un potencial irritante o pueda causar roturas de la piel. Para evitar que esto ocurra debemos utilizar guantes específicos para cada tipo de trabajo. Los trabajadores de la salud generalmente conocemos la importancia de la protección personal en el trabajo para prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas y la exposición a substancias químicas peligrosas, así mismo debe conocer también los efectos que tiene el medio ambiente sobre la piel, como la dermatitis, en particular las producidas por las bajas temperaturas y el viento que causan escoriaciones de las superficies expuestas. Cuando la piel está irritada e inflamada sus propiedades como elemento de barrera natural están comprometidas, haciéndola más susceptible a la penetración de elementos alergenos o cuerpos extraños de cualquier índole 40.

Las cremas evanescentes para las manos, hidratantes, lubricantes o emolientes de la piel son recomendadas para aliviar la resequedad producida por el lavado de manos frecuente y además no permiten la dispersión de los microbios de la piel al medio ambiente 40. Los emolientes impiden la resequedad o desecación de la piel a través de dos mecanismos: 1) aportando agua al estrato córneo y 2) retardando la evaporación del agua de la superficie cutánea ya que forman una capa más o menos impermeable sobre la piel 40, 43

Sin embargo, los trabajadores de la salud debemos evitar el uso de productos que contengan vaselina u otras substancias derivadas del petróleo, pues producen debilitamiento de los guantes de latex y aumentan su permeabilidad.

Usando una loción hidratante para las manos durante todo el día, especialmente después de cada lavada, ayudamos a prevenir la resequedad y grietas de la piel. Simplemente colocando cerca del lavamanos un envase con la crema o loción aumentará la posibilidad de no olvidar su colocación, esto es perfectamente válido para su hogar. 32.

Debemos agregar algo al respecto del cuidado de las manos como es incluir dentro del mismo lo correspondiente a los tejidos circundantes a la uña. En la vecindad de la ranura o surco ungueal, el cuerpo de la uña está recubierta por una delgada laminilla córnea de origen epidérmico denominada Eponiquio, epidermícula de la uña o como más comunmente se le conoce: Cutícula 44. La función de ésta es proteger el lecho ungueal o lugar de nacimiento de la uña, que es muy susceptible a cualquier alteración, con el tiempo se ha convertido en un verdadero problema debido al desconocimiento de su función, pues los tiempos modernos han hecho de ella un elemento a eliminar por razones estéticas de hombres y mujeres, olvidando en todo momento la función protectora de esa pequeña parte de tejido epitelial. El recortar o eliminar totalmente la cutícula de la uña es exponernos a estar en contacto con cualquier agente infeccioso, por supuesto a los más comunes: hongos, virus y bacterias, dejando una gran puerta de entrada para esos microorganismos y partículas virales que se encuentran en saliva, sangre y cualquier objeto contaminando, la no utilización de guantes de manera rutinaria nos va a convertir en individuos expuestos al contagio por los elementos ya citados 45. La patología más frecuente de la uña es la perionixis o paroniquia, que consiste en la inflamación alrededor de la lámina ungueal. Su causa más común es la humedad excesiva que mantienen algunos individuos, para el equipo de salud odontológico, pudiera estar relacionado directamente con el uso por tiempo prolongado de los guantes de trabajo, de ésta manera la infección bacteriana puede desarrollarse por gérmenes Gram Positivos como Staphylococcus aureus y otras veces por gérmenes Gram negativos como Acinetobacter, aunque también existe la posibilidad de desarrollar una candidasis que es una patología muy común en esta parte de nuestro organismo 40, también los panadizos herpéticos y bacterianos pueden afectar a esta parte de los dedos 45. Algunas veces se pueden desarrollar enfermedades infecciosas bacterianas de tal magnitud que hasta puede producir resorción de las superficies óseas de las falanges distales 45. De la misma manera como se adquieren las patologías citadas anteriormente, puede también contagiarse con cualquier microorganismo que le produzca una enfermedad grave como lo es la Hepatits B o C, o estar en contacto con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

La indicación fundamental en el cuidado de las manos es NO SE CORTE LAS CUTÍCULAS DE LAS UÑAS.

Si por razones estéticas usted siente necesidad de cortarse la cutícula de las uñas, trate en lo posible de hacerlo de la mejor manera. Primero: sumérjalas en agua tibia durante 10 minutos, luego debe empujarlas hacia el lecho de la uña con un instrumento romo, segundo: antes de cortarlas deben ser lubricadas con aceite de lanolina, esto las reblandecerá y le hará más fácil la tarea. Tercero: trate de cortarse las cutículas por lo menos 48 horas antes de acudir al lugar de trabajo, éste tiempo es suficiente para que el tejido epitelial se regenere 46.

Por último debemos señalar la importancia de mantener indemne la piel de los dedos y de las manos, tenemos que hacer todo lo posible por mantener nuestra barrera fundamental en perfecto estado de salud, así pues se debe evitar morderse las uñas, no existe duda alguna que es un mal hábito y no solo hace que las uñas se vean mal, sino que también pueden transportar gérmenes de sus dedos a la boca y viceversa, es importante observar que lo que sucede con las uñas es válido para aquellos individuos que tienen por costumbre morderse la piel del rededor de las uñas. Para controlar un poco este hábito podemos colocarle al individuo sobre sus uñas una substancia para pulirlas que tenga sabor desagradable.

Recomendaciones:
  • Antes de lavarse las manos, remueva de sus manos anillos y otros artículos de joyería la piel del rededor de las uñas. Para controlar un poco este hábito podemos colocarle al individuo sobre sus uñas una substancia para pulirlas que tenga sabor desagradable.
Recomendaciones:
  • Antes de lavarse las manos, remueva de sus manos anillos y otros artículos de joyería

  • Utilice agua fría o tibia para lavarse las manos

  • Lávese las manos antes y después de colocarse los guantes

  • Use un jabón con propiedades antimicrobianas

  • Enjuáguese con agua vigorosamente para eliminar el jabón

  • No se seque de manera brusca que le pueda producir irritaciones en la piel

  • Utilice cremas para las manos o lociones hidratantes después de cada lavada de manos

  • Use cremas para las manos que no contengan derivados del petróleo

  • Use las cremas cada vez que termine de secar sus manos
BIBLIOGRAFÍA
  1. Miller, C. 2.001, The skin is a excellent barrier to infection. RDH 21 (5) 64 Pp 74

  2. Organization for Safety & Asepsis Procedures, 1.997. Infection control in dentistry, guidelines Pp 2

  3. Practical Infection Control in Dental Office, 1.993, U.S Departament of Health & Human Services, CDC, Pp 19

  4. Western Dental Education Center, 1.987, Infection Control in Dental Practice, West Los Angeles VA Medical Center, Pp 3-7

  5. Delgado, W. Flores, G., Vives, V., 1.995, Control de las Infecciones Transmisibles en la Práctica Odontológica, manual de procedimientos, Universidad Peruana Cayetano Heredia, Facultad de estomatología,,Pp 18-20

  6. Keswick, B.H., Berge, C.A., Bartola, R.G., Watson, D.D., 1.995. Antimicrobial soaps: their role in personal hygiene in: Aly, R., Beiutner, K.R., Maibach, H., Editors. Cutaneous infection and therapy, New York, Marcel Dekker Inc. Pp 49-82

  7. Harfst, S.A., 1.991, Protección personal Mediante Barreras, Clínicas Odontológicas de Norteamérica, Edit. Interamericana-Mc Graw-Hill, Mexico, vol. 2, Pp 359-64

  8. U.S. Department of Labor, Occupational Safety and Health Administration:OSHA, 1.990. Instruction CPL 2-2. 44B office of health compliance assistance enforcement procedures for occupational exposure to Hepatitis B virus (HBV) and Human Immunodeficiency Virus (HIV)

  9. U.S. Department of Health and Human Services, 1.993. Prácticass recomendadas para el control de infecciones en Odontología, Pp 5

  10. CDC, 1.987. Recommendations for prevention of HIV in health-care setting, MMWR, 36 (Nº 2S)

  11. CDC, 1.988. Update Universal precautions for prevention of transmission of human immunodeficiency virus, Hepatitis B and other bloodborne pathogens in health-care setting, MMWR 37 Pp 377-82, 3878

  12. CDC, 1.989. Guidelines for prevention of transmission of human immunodeficiency virus and hepatitis B virus to health-care and public safety workers. MMWR 38 (suppl. NºS-6) Pp 1-37

  13. Garner, J.S., Favero, M.S. 1.985. Guideline for handwashing and hospital enviromental control, Atlanta. CDC publication Nº 99-1117

  14. OPS, OMS, 1.995. La Salud Bucodental: repercusión del VIH/ SIDA en la práctica odontológica Pp 31 HSP/SILOS 41

  15. CDC, 1.987. Recommendation for prevention of VIH in healthcare setting. MMWR 36 (Nº 2S)

  16. ADA online, 2.000, Infection Control Recommendations for the Dental Office and Dental laboratory, Pp 3

  17. MMWR 1986, Recommended Infection - Control Practices for Dentistry, Pp 1

  18. The University of Texas Health Science Center at San Antonio Dental School, 1.999/2.000 Infection Control/Exposure control Portocol Pp 13-14

  19. Garner, J.S., 1.985. Guideline for prevention of surgical wound infection Atlanta, CDC publication Nº 99-2381

  20. OSAP Report, 1.999. vol. 12 Nº 1 Pp 5

  21. Larson, E., 2.001. Hygiene of the skin: when is clean too clean Amer. J. Infect. Control

  22. Russell, A.D., Hammond, S.A., Morgan, J.R., 1.986. Bacterial resistance to antiseptics and desinfectants. J. Hosp. Infect. 7 Pp 213-25

  23. APIC Position Statement, 1.997. The use of antimicrobial household products. APIC New (nov/dec) 13

  24. Sasatu, M., Shimisu, K., Noguchi, N., Kong, M., 1.993. Triclosan-resistant Staphylococcus aureus, Lancet; 342 Pp 248

  25. Moken, M.C., McMurry, L.M., Levy, S.B., 1.997.Selection of multiple- antibiotic- resistant (mar) mutants of Escherichia coli by using the desinfectant pine oil:rtoles of the mar and ACR AB Loc antimicrob agents chemoter 41 Pp 2770-2

  26. CDC, 1.991. Recommendations for preventing transmission of human immunodeficiency virus and Hepatitis B virus during exposure-prone invasive procedures. MMWR 40 (Nº RR8)

  27. Council on dental materials, instrument and equipment: council on dental practice and council on dental therapeutics, 1988. Infection control recommendations for dental office and dental laboratory. J. Am. Dent. Assoc. 116 Pp 241

  28. CDC, 1.985. Recommendations for preventing transmission of infection with human T-lymphotropic virus type III/ lymphoadenopathy associated virus in the workplace. MMWR 34:Pp 682-6 691-5

  29. MMWR 1.993, May 28, Recommended Infection-Control Practices for Dentistry, (42 Nº RR-8)

  30. Allen, A.L. Organ, R.J., 1.982. Occult blood accumulation under fingernails: a mechanism for the spread of bloodborne infection. J. Am. Dent. Assoc. 105 Pp 455

  31. Parker, M.E., William, H., 1.987. Cross infection and cross contamination. The relation ship between subgingival bacteria and fingernail length. Dent. Hyg. 61 Pp 68

  32. Cuny, E. 1999, Monthly Focus, OSAP, Hand Care and the Healthcare Worker, Nº 2, Pp 1-6

  33. OSAP Report, 2.000. Vol. 13 Nº 2 Pp 3

  34. Maloney, J.M., Kohut, R.D., 1.987. Infection control barrier protection and treatment enviroment. Dent. Hyg. 61 Pp 310

  35. Crawford, J.J., 1.986. Clinical asepsis in dentistry, ed 3 R.A. Kolstad, Mesquite, Tx

  36. Pallenik, C.J., Miller, C.H., 1.986. Handwashing and care hands. Dent. Asepsis Rev. 7 Pp 6

  37. Garner, J.S., 1.985. Guideline for prevention of surgical wound infections, Publication Nº 99-2381

  38. Holbrook, K.A., Odland, G.F., 1.974. Regional differences in the thickness (cell layers) of human stratum: an ultra-structural analysis. J. Invest. Dermatol. 62 Pp 415

  39. Blank, I.H., 1.952. Factors wich influence the water content of the stratum corneum. J. Invest. Dermatol. 18 Pp 433

  40. Rondón, A.J., 2.001. Temas Dermatológicos: Pautas Diagnósticas y Terapéuticas, Emolientes y Jabones, Pp43-49, Enfermedades Frecuentes de las Uñas, Pp 175-184 Caracas

  41. Jarrett, A., 1.978. Editor The physiology and pathophysiology of the skin. New York. Academy Press

  42. Dugard, P.H., Scheuplein, R.J., 1.973. Effect of ionic surfactant on the permeability of human epiderms an electrometric study. J. Invest. Dermatol. 60 Pp 263-5

  43. Castro, A., 1.987. Cremas y Lociones, In Castro Editor, Principios básicos de formulaciones magistrales. Caracas: GS dibujo y reproducción. 19, Pp 73

  44. Di Fiore, M., 1.965. Diagnóstico histológico, tomo 1, Librería Ateneo Editorial, Buenos Aires, 5ta. Edición, Pp 445

  45. Casado, S., Arévalo, F., Casado, F., 2.000. Cirugía menor de la falange distal de la mano. Rev. De Med. Fam. y Comunit. Vol. 10 Nº 8

  46. Rondón, A.J. 2.002. Conversación personal. Director Curso de Postgrado de Dermatología. Instituto de Biomedicina. U.C.V. Caracas.


ADA American Dental Association

APIC Association for Professionals in Infection Control

CDC Centers for Disease Control and Prevention

MMWR Morbidity and Mortality Weekly Report

OSAP Organization for Safety &Asepsis Procedures

HOME > EDICIONES > VOLUMEN 41 Nº 2 / 2003 > Ir al principio
Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
PRIVACIDAD | ACCESIBILIDAD
UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
Caracas - Venezuela