PUBLICIDAD  
  Venezuela, 18 de Diciembre de 2018

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos





Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Trabajos Originales:
ACTIVIDAD CARIOGÉNICA Y SU RELACIÓN CON EL FLUJO SALIVAL Y LA CAPACIDAD AMORTIGUADORA DE LA SALIVA.
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 37 Nº 3 / 1999 >

CARIES ACTIVITY AND ITS RELATIONSHIP WITH SALIVARY FLOW AND BUFFER CAPACITY OF THE SALIVA .

Autores:

  • Kenny Loyo Molina. Odontólogo U.C.V., Profesor Agregado Facultad de Odontología U.C.V.

  • Rebeca Balda Zavarce. Odontólogo U.C.V., Magíster Scientiarum en Prostodoncia U.C.V., Profesor Titular Facultad de Odontología U.C.V.

  • Olga González Blanco. Odontólogo U.C.V., Magíster Scientiarum en Odontología Restauradora y Oclusión Universidad de Michigan, Profesor Asociado Facultad de Odontología U.C.V.

  • Ana Lorena Solórzano Peláez. Odontólogo U.C.V., Especialista en Prostodoncia U.C.V., Profesor Contratado Facultad de Odontología U.C.V.

  • Marjorie González A. Odontólogo U.C.V., Magíster Scientiarum en Práctica Social y Salud U.C.V., Profesor Agregado Facultad de Odontología U.C.V.

    Institución: Postgrado de la Facultad de Odontología de la Universidad Central de Venezuela.
RESUMEN.
El propósito de este estudio es comprobar la relación existente entre el flujo salival, la capacidad amortiguadora de la saliva y las lesiones iniciales de caries. El presente estudio se realizó en 20 jóvenes entre 12 y 15 años de edad. El examen clínico se llevó a cabo en una sesión y la aplicación de la prueba salival se realizó al siguiente día. A los datos obtenidos se le aplicaron pruebas paramétricas convencionales. Los resultados mostraron que la capacidad amortiguadora de la saliva fue alta en toda la muestra independientemente de la actividad cariogénica. Igualmente el flujo salival tanto estimulado como no estimulado no mostró diferencias significativas en relación con la actividad de caries.

Palabras claves: Caries, saliva, flujo salival, amortiguación.


ABSTRACT.
The purpose of this study was to evaluate the relationship between salivary flow, buffer capacity of saliva, and initial caries lesions. This study evaluated 20 people between 12 and 15 year-old. The clinical examination was performed in one appointment, and the salivary test was performed the next day. The results showed that the buffer capacity of the saliva was high in the whole sample. In the same way, the mouth resting and stimulated salivary measurement did not show significant differences in relation to the caries activity.

Key word: Caries, saliva, salivary flow, buffer.



INTRODUCCIÓN.
La caries dental ha sido objeto de estudio desde el principio de la humanidad, ya que es una de las enfermedades más comunes en el hombre por lo tanto despertó la curiosidad de los estudiosos que se dedicaban a buscar las causas que le daban origen.

Fejerskov(1) , en 1997, define la caries como un estado dinámico de desmineralización-remineralización, el cual es el resultado del metabolismo microbiano agregado sobre la superficie dentaria, que resulta en el tiempo una pérdida neta de mineral, siendo posible la aparición, pero no siempre, de una cavidad. Se puede decir que la caries es el desequilibrio del balance fisiológico de todos los factores y que van a determinar la composición del fluido de la placa en la superficie dental. Para este autor, la caries dental no puede ser prevenida pero que sí es posible controlar el progreso de la lesión para evitar que se desarrolle la cavidad.

La aparición y posterior progreso de la caries se debe a la intervención de tres factores primarios como son: la microbiota local representada por las bacterias acidogénicas, el huésped representado por la saliva y los dientes, la ingesta de carbohidratos y el tiempo.(2,3)

Existen otros factores a los que hace referencia Fejerskov(1) que involucran aspectos de salud pública como la promoción de la salud y el entorno social (clase social, educación, ingreso, comportamiento, conocimiento y actitud).

El objetivo de este estudio es determinar la correlación existente entre la incidencia de caries, en una población adolescente, con el flujo salival y la capacidad amortiguadora de la saliva.


SALIVA
La saliva es un fluido que se origina en las glándulas salivales mayores y menores, el cual se produce de manera constante permitiendo una acción limpiadora sobre las superficies de los tejidos duros y blandos de la cavidad bucal. Se encuentran además en su composición propiedades antibacterianas que se originan de factores inmunes específicos y no específicos que incrementan su poder anticariogénico.(4)

Además, la saliva también posee una capacidad amortiguadora y neutralizadora de los ácidos producidos por los organismos cariogénicos o ingeridos a través de la dieta, permitiéndole mantener un pH relativamente constante. Es también una fuente constante de calcio y fosfato, necesarios para la remineralización del esmalte.(4)

La saliva se define como una secreción mixta producto de la mezcla de los fluidos provenientes de las glándulas salivales mayores, de las glándulas salivales menores y del fluido crevicular. Contiene agua, mucina, proteínas, sales, enzimas, además de bacterias que normalmente residen en la cavidad bucal, células planas producto de la descamación del epitelio bucal, linfocitos y granulocitos degenerados llamados corpúsculos salivales los cuales provienen principalmente de las amígdalas. Puede ser de consistencia muy líquida o viscosa dependiendo de la glándula que la produzca. (5)

Las glándulas productoras del fluido salival se dividen en dos grandes grupos: las salivales mayores que están formadas por tres pares de glándulas extrínsecas de gran tamaño: las glándulas parótida, submaxilar y sublingual y las salivales menores formadas por muchas glándulas pequeñas distribuidas por toda la cavidad bucal. (6)


COMPOSICIÓN DE LA SALIVA
Al estudiar la composición de la saliva nos encontramos que es un líquido diluido, el cual contiene un 99% de agua y un 1% de sólidos disueltos. Estos sólidos pueden ser diferenciados en tres grupos: componentes orgánicos proteicos, los no proteicos y los componentes inorgánicos o electrolitos.(7)

Entre los componentes orgánicos proteicos de la saliva completa o total se encuentran: albúmina, amilasa, ß-glucoronidasa, carbohidrasas, cistatinas, factor de crecimiento epidermal, enterasas, fibronectina, gustinas, histatinas, Inmunoglobulinas A, G y M, kalicreína, lactoferrina, lipasa, deshidrogenasa láctica, lisozima, mucinas, factor de crecimiento nervioso, peptidasas, fosfatasas, proteínas ricas en prolina, ribonucleasas, peroxidasas, componente secretorio, IgA secretora, proteínas del suero, proteínas ricas en tirosina y proteínas unidas a vitaminas.Los componentes orgánicos no proteicos son: creatinina, glucosa, lípidos, nitrógeno, ácido siálico, urea y ácido úrico.(8)

En cuanto a los componentes inorgánicos, estos están conformados por los siguientes electrolitos: amoníaco, bicarbonato, calcio, cloruro, fluoruro, yodo, magnesio, fosfatos, potasio, sodio, sulfatos, tiocinatos y amortiguadores no específicos.(7)

La concentración de los componentes orgánicos e inorgánicos disueltos presenta variaciones no sólo entre los seres humanos en general sino en cada individuo en particular de acuerdo a ciertas circunstancias como el flujo salival, el aporte de cada glándula salival, el ritmo circadiano, la dieta, duración y naturaleza del estímulo.(9)

  • Componentes Orgánicos. La concentración de proteínas en el fluido salival es de alrededor de 200 mg/ml, lo cual representa cerca del 3% de la concentración de proteínas del plasma. Este porcentaje incluye enzimas, inmunoglobulinas, glicoproteínas, albúminas.(9)

  • Componentes Inorgánicos. Los componentes inorgánicos de la saliva se encuentran en forma iónica y no iónica. Se comportan como electrolitos, siendo los más importantes: sodio, potasio, cloruro y bicarbonato, contribuyen con la osmolaridad de la saliva, la cual es la mitad de la del plasma, por lo tanto la saliva es hipotónica con respecto al plasma.(10)
Factores que afectan la composición de la saliva.
La composición salival se va a ver afectada por ciertos factores como son el flujo salival, el aporte de cada glándula salival, el ritmo circadiano, la duración y naturaleza del estímulo y la dieta.(9,11)


FUNCIONES DE LA SALIVA.
Lubricación: la saliva es un lubricante muy activo entre los tejidos blandos, entre los dientes y los tejidos blandos y entre la comida y los tejidos bucales. Además del agua, la presencia de la mucina y de glicoproteínas ricas en prolina contribuyen con las propiedades lubricantes de la saliva.(9) Facilita la formación del bolo alimenticio por su capacidad humectante, humedeciendo los alimentos y transformándolos en una masa semisólida o líquida para que puedan ser deglutidos con facilidad y permite que se tenga sensación de gusto(5)

  • Capacidad Amortiguadora o Buffer: la función amortiguadora de la saliva se debe principalmente a la presencia del bicarbonato ya que la influencia del fosfato es menos extensa. La capacidad amortiguadora es la habilidad de la saliva para contrarrestar los cambios de pH. (12)

    Esta propiedad ayuda a proteger a los tejidos bucales contra la acción de los ácidos provenientes de la comida o de la placa dental, por lo tanto, puede reducir el potencial cariogénico del ambiente.(9) Los amortiguadores funcionan convirtiendo una solución ácida o alcalina altamente ionizada, la cual tiende a alterar el pH, en una solución más débilmente ionizada (que libere pocos H+ o OH-). El principal amortiguador de la saliva es el bicarbonato, cuya concentración variará de acuerdo al flujo salival; el fosfato y las proteínas también actúan como amortiguadores salivales. (13,14)

  • Participación en la formación de la película adquirida: por la presencia de proteínas ricas en prolina; la capa de saliva sobre los dientes y la mucosa pueden crear superficies cargadas e influenciar las uniones microbianas, además de crear una capa de lubricación y protección contra el exceso de humedad, la penetración de ácidos y una débil barrera a la salida de minerales.(9)

  • Antibacteriana: el tener presente numerosos sistemas antimicrobianos ayuda a controlar la flora bacteriana y en la protección de los tejidos bucales. Las IgA actúan como anticuerpos salivales, cuya función es participar en la agregación bacteriana y prevenir su adhesión a los tejidos duros y blandos de la cavidad bucal. La agregación bacteriana también puede suceder por la interacción entre glicoproteínas mucosas y las adhesinas que son las moléculas receptoras de la superficie bacteriana. Hay proteínas como las histatinas que son un compuesto de sustancias antimicóticas. Además, debemos tomar en cuenta la lucha que mantienen las bacterias entre ellas para poder sobrevivir en el medio bucal, por lo que el producto del metabolismo de alguna especie bacteriana puede ser fatal para otra.(9)

  • Lavado y eliminación (aclaramiento salival): lo podemos
    definir como la eliminación de una sustancia presente en la saliva en un tiempo determinado. Este es uno de los roles más importantes de la saliva, ya que diluye los substratos bacterianos y azúcares ingeridos. Se encuentra estrechamente vinculado a la tasa de flujo salival, ya que una tasa de flujo salival disminuida trae como consecuencia que la capacidad de lavado o aclaración de los azúcares en saliva sea menor aumentando la presencia de lesiones cariosas, siendo esto más evidente en la vejez.(16)

    El aclaramiento salival es más rápido en unas zonas de la boca que en otras, los lugares más cercanos a la salida de los conductos de las glándulas salivales mayores mostraron un rápido aclaramiento o lavado salival y un menor desarrollo de caries que en otras áreas. (9)

  • Mantenimiento de la integridad de los tejidos duros (remineralización; mantenimiento de pH): cuando los dientes hacen erupción, no se encuentran cristalográficamente completos, por lo que la saliva va a proporcionar los minerales necesarios para que el diente pueda completar su maduración, la cual hará que la superficie dentaria sea más dura y menos permeable a medio bucal.(14)

    La supersaturación del calcio y del fosfato en la saliva con respecto al diente, contribuye al desarrollo de los cristales de hidroxiapatita en la fase de remineralización de los tejidos duros durante el proceso carioso. Si no se produjera esta saturación, el diente se disolvería lentamente en boca debido a la disminución del pH que ocurre por acción de los ácidos, producto del metabolismo de la dieta ingerida o de la placa dental.(9)

FLUJO SALIVAL.
La saliva puede clasificarse, de acuerdo a la forma de obtenerla, en estimulada y en reposo, basal o no estimulada.(8,11)La saliva basal o no estimulada es aquella que se obtiene cuando el individuo está despierto y en reposo, siendo mínima la estimulación glandular o en ausencia de estímulos exógenos.(8)

La saliva estimulada es aquella que se obtiene al excitar o inducir, con mecanismos externos, la secreción de las glándulas salivales. Estos estímulos pueden ser la masticación o a través del gusto. En este caso, la glándula parótida es la que toma el mando y hace un aporte mayor de fluido salival el cual es de un 50%.(8,11)

Por lo tanto, la composición de la saliva mixta estimulada es muy parecida a la secreción hecha por la glándula parótida cuando se estimula o excita debido a su aporte a la saliva total.(11) Entonces, cuando se habla de flujo salival podemos definirlo como aquel fluido compuesto, no sólo por las secreciones de las glándulas salivales mayores y menores sino, además por el exudado gingival, microorganismos y sus productos, células epiteliales, restos alimenticios y exudado nasal y es sin lugar a dudas el factor más importante para controlar el desarrollo de la caries dental.(17)

La tasa de flujo salival se puede obtener en condiciones de estimulación o no y se calcula dividiendo el volumen salival entre el tiempo de recolección.( 10)

El promedio de la tasa de flujo salival en reposo de la saliva completa o mixta es de 0.4 ml/min; mientras que para la saliva mixta estimulada con parafina es de 2 ml/min.(8)

Aproximadamente 0,5 litros de saliva son secretados por día, del cual el 25% proviene de las glándulas submaxilares y un 66% proviene de las glándulas parótidas.(18)

La tasa de flujo salival es uno de los puntos más importantes para determinar el riesgo a la caries y la cual puede ser modificada por diferentes factores.(19) Una tasa de flujo salival adecuada es esencial para que la salud bucal se mantenga pero este equilibrio puede interrumpirse al alterarse el balance entre el huésped y los microorganismos, dando lugar al crecimiento excesivo de las bacterias. Como se hizo notar anteriormente, hay factores que influyen en el flujo salival. Antes que nada está el sistema nervioso y ciertos factores tanto biológicos como ambientales que afectan el flujo salival.

En personas sanas, la tasa de flujo salival basal o no estimulada se puede ver afectada por: la edad, el ritmo circadiano, el ritmo circanual, la posición corporal, la luminosidad ambiental, la tensión, el fumar, la estimulación gustativa previa, la estimulación olfativa, la estimulación psíquica y grado de hidratación.(20)

Existen muchos factores que tienen influencia sobre la tasa de flujo salival estimulada, cuyo valor promedio es de 7 ml/min aproximadamente. Estos factores son: el estímulo mecánico, el vómito, los estímulos gustativo y olfativo, el tamaño de la glándula y la edad. (11)


ACTIVIDAD CARIOGÉNICA RELACIONADA CON EL FLUJO SALIVAL Y LA CAPACIDAD AMORTIGUADORA DE LA SALIVA.
Mandel(4), en 1974, realiza un estudio donde relaciona el flujo salival, en saliva estimulada y en reposo de individuos sanos con la susceptibilidad y actividad cariogénica y concluye que no hay ninguna relación importante entre estas variables y que es la condición patológica de las glándulas salivales la que puede tener una influencia en la disminución del flujo salival y la actividad de caries.

Posteriormente en 1989, Mandel(14), luego de estudiar la diferencia que se observó entre un grupo de individuos susceptible a la caries y otro grupo resistentes a ella (totalmente libres de caries y de dientes obturados) llegó a la conclusión que la saliva del grupo resistente a la caries había desarrollado mecanismos de protección más efectivos, es decir la primera capa de la placa dental tenía una capacidad mayor de agregación bacteriana y su permeabilidad estaba disminuida.

Zengo et al. (21) ,en 1971, realizaron estudios entre grupos susceptibles y no a la caries con respecto a dos de los componentes antibacterianos de la saliva como son la IgA y la lactoperoxidasa, tomando la muestra de las glándulas parótida y submaxilar y concluyeron que la IgA estaba aumentada en los individuos no susceptibles a la caries.

Billings(22) en 1993 refiere que luego de estudiar a un grupo de individuos con disminución del flujo salival, encontró que la variable edad no modificaba significativamente el flujo salival.

En 1997, Nederfors(23) en un estudio realizado en una población entre 20 y 80 años encontró que las mujeres sanas, no medicadas, presentaban una disminución significativa de flujo salival en comparación con los hombres.

Fure(15) ,en 1998, señala una mayor incidencia de caries en individuos con una edad comprendida entre 60 y 80 años de edad donde el flujo salival estaba disminuido y el contaje de S. sobrinus estaba incrementado hasta en un 39% durante el período de estudio de 5 años.


MATERIALES Y MÉTODOS
Esta investigación se realizó en la Unidad Educativa Santiago Key Ayala, ubicada en Prado de María, Parroquia Santa Rosalía de la ciudad de Caracas. El estudio es de tipo transversal en una población en un mismo estrato social ubicado en la misma zona geográfica. La población estudiada fue de 20 jóvenes entre 12 y 15 años de edad con una talla promedio de 1, 45 cm.

El estudio se realizó a través del índice de caries propuesto por la OMS(24) de manera de incluir las lesiones iniciales de caries, además se hizo la recolección de cierta cantidad de flujo salival estimulado y no estimulado a intervalos de tiempo distintos (1 minuto y 5 minutos).
Se utilizó una historia clínica la cual toma en cuenta los factores etiológicos de la caries dental, además de datos personales, antecedentes familiares los cuales son imprescindibles en todo estudio.

La recolección de las muestras se realizó en una sola sesión, en ayunas. El material utilizado para la recolección de los datos fue: equipo para pruebas salivales de la casa Vivadent, vasos calibrados, servilletas.

Recolección de flujo salival:
El procedimiento de recolección de flujo salival se realizó en una sesión, a las 7:30 AM, en donde se aseguró que los estudiantes no hubieran ingerido alimentos por lo menos una (1) hora antes de la recolección. La muestra se tomó siguiendo las indicaciones del fabricante.
Para la obtención del flujo salival no estimulado: se sentó al paciente en postura recta y relajada y se recogió la saliva durante 5 minutos en vasos calibrados y se determinó el índice de flujo salival no estimulado.

Para la obtención del flujo salival estimulado: se sentó al paciente en postura recta y relajada, se le dio al paciente la cápsula de parafina para estimular la producción de la saliva, se recogió la saliva durante 5 minutos en vasos calibrados y se determinó el flujo salival estimulado, se extrajo la tira de prueba CRT buffer del envase sin tocar el campo activo amarillo, se colocó la tira de prueba con el campo activo hacia arriba sobre una superficie estable de papel secante, se humectó el campo activo con la ayuda de una pipeta. Después de 5 minutos se comparó el color del campo activo con la muestra de colores, para determinar la capacidad amortiguadora de la saliva.

Los instrumentos utilizados fueron pastillas de parafina, vasos milimetrados, goteros, cintas para medir capacidad amortiguadora, servilletas.

El análisis de los datos se analizaron a través de una correlación entre la variable Nº de superficies cariadas detectadas por el método de magnificación con las siguientes variables:
  • cantidad de flujo salival no estimulada a un (1) minuto,

  • cantidad de flujo salival estimulada a un (1) minuto,

  • cantidad de flujo salival no estimulada a los cinco (5) minutos - cantidad de flujo salival estimulada a los cinco (5) minutos.
Recolección del flujo salival y determinación de capacidad amortiguadora:
Para la recolección del Flujo Salival se seleccionó al azar una sección de estudiantes de 7mo. Grado de la Unidad Educativa Santiago Key Ayala, constituida por 20 estudiantes sanos (10 hembras y 10 varones), en una edad comprendida entre 12 y 15 años de edad, con una talla promedio de 1 metro con 45 centímetros y clasificados socioeconómicamente en un estrato social bajo. Los cuales siempre han vivido en la zona.

Se utilizó la prueba salival Viva Care (Vivadent, Schaan, Leichteinstein) y se siguieron las instrucciones del fabricante, y que se especifican más adelante, para determinar la capacidad amortiguadora de la saliva y recolección del flujo salival estimulado y no estimulado.

Instrucciones:
Para la recolección de la saliva se tomaron algunas previsiones:
  1. Se tomó en consideración la historia médica del paciente de manera de determinar algún tipo de enfermedad que pudiera modificar el flujo salival.

  2. La saliva fue recolectada en ayunas para evitar que el
    consumo de alimentos debido a estímulos de gustación y masticación, pudieran provocar un aumento marcado en la actividad neurotransmisora aumentando la secreción salival. No se permitió que los estudiantes hicieran nada para estimular el flujo salival previa a la recolección, tal como masticar gomas de mascar, chupar caramelos, etc.

  3. El examen de la actividad cariogénica se realizó previo a la recolección del flujo salival para evitar la estimulación del mismo con el instrumental utilizado en el examen clínico.

  4. La recolección de los datos se realizó en el consultorio odontológico la Unidad Educativa Santiago Key Ayala (área tranquila).
Método utilizado para medir el flujo salival total:
Para la recolección de la saliva en general contenida en la cavidad bucal se utiliza un método sencillo.

En la recolección del Flujo Salival Total, los pacientes fueron sentados en una silla en posición recta y relajada. Se instruyeron a no tragar, mover la cabeza o lengua, etc. durante el desarrollo de la prueba.

Posteriormente se les instruyó a tragar antes de iniciar la prueba.

Determinación del flujo salival no estimulad:
Utilizamos un recipiente calibrado en mililitros (ml) para la recolección de la saliva. Una vez observados los pasos expuestos anteriormente, se mandó al paciente a acumular saliva durante un período total de cinco (5) minutos en la boca sin tragar6. Para la obtención de los datos de Flujo Salival No Estimulado se dividió la cantidad de ml de saliva obtenida en el recipiente calibrado entre 5 con lo cual obtenemos el Flujo Salival no Estimulado por minuto.

Determinación del flujo salival estimulado:
Observados los pasos expuestos anteriormente considerados para la toma del Flujo Salival no Estimulado, procedimos a colocar en la boca del paciente una cápsula de parafina para estimular la producción de saliva.

Se coloca la cápsula de parafina en la boca hasta que se ponga blanda (30 seg.), se le indica al paciente que trague la saliva que se produjo durante este tiempo.

Posteriormente se manda al paciente a masticar la parafina durante un período de cinco (5) minutos y luego debe expulsar la saliva acumulada durante este tiempo en el recipiente calibrado.

Determinación de la capacidad amortiguadora de la saliva:
Se utilizó la prueba que tiene la casa Vivadent para la medición de la capacidad amortiguadora de la saliva. Se extrajo la tira de prueba del envoltorio sin tocar su extremo amarillo, luego se colocó la tira de prueba con el campo activo hacia arriba sobre una superficie estable de papel secante.

Mas tarde, se humectó todo el campo activo con la ayuda de un gotero que trae el equipo CRTbuffer, dejando gotear la saliva sin que el gotero toque el campo activo y sin inclusiones de aire.

Después de exactamente cinco (5) minutos de tiempo de actuación de la saliva en el campo activo se comparó el color del mismo con la muestra de colores que trae el equipo manera de determinar por comparación la capacidad amortiguadora de la saliva.


RESULTADOS.
Se utilizó el Análisis de Varianza D.C.A. (Diseño Completamente Aleatorizado) para probar la diferencia de flujo salival según el tiempo y la aplicación del estímulo.
Se consideraron cuatro tratamientos:
  1. Cantidad de flujo salival (en ml) al minuto sin aplicación de estímulo.

  2. Cantidad de flujo salival (en ml) al minuto con aplicación de estímulo.

  3. Cantidad de flujo salival (en ml) a los 5 minutos sin aplicación de estímulo.

  4. Cantidad de flujo salival (en ml) a los 5 minutos con aplicación de estímulo.
Se obtuvieron las medias correspondientes a los tratamientos considerados.

    Y1 = 0,525 ml (Media de cantidad de flujo salival al 1' N/E)

    Y2 = 1,34 ml (Media de cantidad de flujo salival al 1' Est.)

    Y3 = 2,535 ml (Media de cantidad de flujo salival a los 5' N/E)

    Y4 = 6,7 ml (Media de cantidad de flujo salival a los 5' Est.)
El cuadro Anava que se resume a continuación, presenta inequívocas diferencias significativas entre las medias de los tratamientos.

CUADRO ANAVA

El valor calculado de F = 86,04 es mayor que el valor de la distribución F, es decir, según lo observado.
    F= 86,04 > Ft - 1, n - t; 1 - = F7; 76; 5% = 2,74.

    F= 86,04 Ft - 1, n - t; 1 - = F7; 76; 1% = 4,08
Lo que claramente expresa que hay diferencia significativa entre las medias de las cantidades de flujo salival estimulada o no estimulada al 1 minuto y a los 5 minutos, tanto para nivel de significación del 5% como del 1%.

    Nota: t= 4 tratamientos

    n= 80 número de casos
Para precisar donde residen las diferencias de medias, utilizaremos la prueba de la Diferencia Significativa Mínima (D.S.M.), de acuerdo a la fórmula siguiente:


Cuyos valores al 5% y al 1% los comparamos con las diferencias en valor absoluto de las cuatro medias consideradas.

En resumen, tenemos que las posibles diferencias de medias


son significativamente diferentes a los valores de la diferencia significativa mínima el 5% y el 1% ya que,
    al 1% D.S.M.=1,10

    al 5% D.S.M.=0,89

    Nota: * = diferencia significativa al 5%

    ** = diferencia significativa al 1%
Concluimos entonces en lo siguiente:
La mayor producción media de flujo salival se produce a los 5 minutos bajo la influencia de estímulo ( Y4 = 6,7 difiere significativamente de todas las demás).

Así mismo, la media de la producción de flujo salival a los 5 minutos sin aplicar estímulo (Y3 = 3,535) difiere significativamente de las demás medias consideradas, por lo que se puede afirmar de manera contundente que a mayor tiempo y bajo la aplicación de estímulo, la producción de saliva es mayor como por lo demás era de esperar.

Esto se ve confirmado al aplicar el Análisis de Varianza de dos clasificaciones por rangos de Friedman, prueba no paramétrica que igualmente nos sirve para comparar las medias de los cuatro tratamientos considerados.

El valor del estadístico X2r = 54,78 > X2t - 1;

Es decir X2r = 54,78 > X23; 5% = 7,81

    X23; 1% = 11,3
Con la utilización de la fórmula producto-momento de Pearson para el cálculo del coeficiente de correlación lineal,


se trató de determinar la existencia de posibles relaciones entre el nivel del flujo salival y el número de superficies cariadas diagnosticadas con el método de magnificación y el número de lesiones iniciales diagnosticadas con el método de magnificación.
Se generaron de esta manera 8 parejas de variables, los que mostramos a continuación con los respectivos valores de r (Coeficiente de correlación lineal).

Pareja de Variables  Valor de r
1. - Nº de superficies cariadas 
diagnosticadas con el 
método de magnificación
Cantidad de flujo salival 
no estimulado al 1’
-0,015
2. - Nº de superficies cariadas 
diagnosticadas con el 
método de magnificación
Cantidad de flujo salival 
estimulado al 1’ 
0,082
 3. - Nº de superficies cariadas 
diagnosticadas con el
método de magnificación
Cantidad de flujo salival
no estimulado los 5’
-0.016
4. - Nº de superficies cariadas
diagnosticadas con el 
método de magnificación
Cantidad de flujo salival 
estimulado a los 5’ 
0,145
5. - Nº de lesiones iniciales de 
caries diagnosticadas con 
el método de magnificación
Cantidad de flujo salival 
No estimulado al 1
-0,02
6.- Nº de lesiones iniciales de 
caries diagnosticadas con 
el método de magnificación
Cantidad de flujo salival
estimulado al 1’ 
0,21

7. - Nº de lesiones iniciales de 
caries diagnosticadas con 
el método de magnificación
Cantidad de flujo salival
no estimulado a los 5’ 
-0,028

8. - Nº de lesiones iniciales de 
caries diagnosticadas con 
el método de magnificación
Cantidad de flujo salival 
estimulado a los 5’ 

0,21

Se observa claramente la inexistencia de la relación entre las parejas de variables consideradas, por lo que se puede afirmar que tanto el número de superficies cariadas como el número de lesiones iniciales de caries no guardan relación con la cantidad de flujo salival estimulado o no al 1' y a los 5'.Obsérvese sin embargo que para las parejas 4, 6, 8 se obtuvieron valores de r igual a 0,14; 0,21 y 0,21 respectivamente lo que expresa en principio una correlación débil, una intensidad de la relación con una gradación sumamente baja.

Al aplicar el test:


Si comparamos la significancia de este valor con respecto a cero, concluimos que no hay diferencias significativas, es decir:

t = 0,91 < t1 - ; n - 2 = t 0,95, 18 = 1,73

Luego, r = 0,21 no difiere de cero con un nivel de significación del 1%; por lo que en consecuencia no hay diferencia significativa tampoco a un nivel de significación del 1%.

Al aplicar la prueba de la capacidad amortiguadora, esta fue alta en todos los individuos, siendo una constante.


DISCUSIÓN.
El análisis de los resultados de esta investigación llevada a cabo en la Unidad Educativa Santiago Key Ayala, en estudiantes sanos y entre una edad comprendida entre 12 y 15 años, determinó claramente al comparar flujo salival, capacidad amortiguadora y actividad cariogénica, esta última determinada por CPOS modificado por la OMS y determinada por magnificación, que no existe una correlación directa entre los pares de variables considerados, es decir, tanto el número de superficies cariadas como el número de lesiones iniciales de caries son independientes y no guardan relación con la cantidad de flujo salival estimulado y no estimulado así como con la capacidad amortiguadora de la saliva.

Al aplicar el Análisis de Varianza se establece que no hay diferencias significativas a un nivel de significación del 1%. Al analizar los resultados obtenidos podemos darnos cuenta que no existe correlación directa entre flujo salival, capacidad amortiguadora y lesiones iniciales de caries. Al aplicar la prueba de Diferencia Significativa Mínima (DSM), en cuanto a relación de la capacidad amortiguadora y el índice de caries, tampoco guardó relación.

Por lo expuesto, podemos deducir que no podemos establecer correlaciones directas entre el factor etiológico saliva en sus variables estudiadas y la actividad cariogénica, posiblemente esto sea debido a que la caries es una enfermedad multifactorial y que la saliva es un factor más a considerar.

Si se considera que en la muestra escogida se tomó en cuenta el examen médico, donde se descartó la presencia de alguna enfermedad que pudiera alterar el flujo salival y la capacidad amortiguadora de la saliva, es decir, no existían condiciones patológicas para la presencia de una hiposalivación o una capacidad amortiguadora baja que posiblemente pudiera contribuir a aumentar la actividad cariogénica como lo refieren algunas investigaciones.
Los resultados de nuestra investigación coinciden con los de Mandel4 ,en 1974, donde no se pudo establecer una correlación directa entre la actividad cariogénica, el flujo salival, en saliva estimulada y en reposo de individuos sanos. Él refiere que es la condición patológica de las glándulas salivales la que puede tener influencia en la disminución del flujo salival y la actividad de caries.

Otras investigaciones como la de Billings23 y Fure15 señalan correlaciones entre flujo salival y actividad cariogénica en individuos entre 60 y 80 años de edad. Posiblemente, a pesar de ser individuos sanos, sabemos que la edad y las medicaciones que pudieran ingerir este tipo de paciente sean las determinantes de la hiposalivación y por lo tanto posiblemente sea la causa de la correlación.

En nuestro estudio la muestra considerada era sana y joven y los valores de flujo salival estimulado y no estimulado estaban dentro de los valores normales y la capacidad amortiguadora de la saliva para toda la muestra estudiada fue alta. Probablemente la diferencia entre los resultados obtenidos por Billings23 y Fure15 y nosotros se deban a la diferencia en la variable edad.

Una vez obtenidos los datos con relación a la capacidad amortiguadora de la saliva pudimos observar que en todos los individuos sometidos a examen resultó alta por lo tanto, no se hizo necesaria la aplicación de prueba estadística.

Para finalizar podemos concluir de nuestra investigación, que siendo la saliva un factor etiológico importante en el establecimiento de la enfermedad caries, no podemos establecer correlaciones directas entre la saliva, en sus variables estudiadas, y la actividad cariogénica tomando en consideración que la caries es una enfermedad multifactorial donde la saliva es un factor más. No obstante, sería interesante para una futura investigación, determinar esta misma correlación en individuos con alteraciones en el factor saliva.


CONCLUSIONES.
Bajo las condiciones de este estudio, se concluyó que:
  1. No existió correlación directa entre el flujo salival estimulado y no estimulado con actividad cariogénica en pacientes jóvenes sanos.

  2. No existió correlación directa entre capacidad amortiguadora y la actividad cariogénica en pacientes jóvenes sanos.

  3. No existió correlación directa entre flujo salival, estimulado y no estimulado, capacidad amortiguadora y actividad cariogénica en pacientes jóvenes sanos.

  4. Los pacientes sometidos a estudios eran jóvenes sanos, es decir, no existían condiciones patológicas para la presencia de una hiposalivación o una capacidad amortiguadora baja, que posiblemente pudiera contribuir a aumentar la actividad cariogénica.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.
  1. Fejerskov O. Concepts of dental caries and their consequences for understanding the disease. Community Dent Oral Epidemiol 1997; 25:5-12.

  2. Weyne S. Cariología. En: Baritieri LN y colaboradores, editores. Operatoria Dental. Procedimientos Preventivos y Restauradores. Quintessence, 1993

  3. Featherstone JBD. Prevention and reversal of dental caries: role of low level fluoride. Community Dent Oral Epidemiol 1999; 27:31-40.

  4. Mandel ID. Relation of saliva and plaque to caries. J Dent Res Supplement to Nº 2. Vol 53, 1974.

  5. Fox PC. Saliva composition and its importance in dental health. Compend Contin Educ Dent, Supple nº 13, 1989.

  6. Leeson CR, Leeson TS. Histología. 3ra. edición. Editorial Interamericana. 1977.

  7. Perejoan M. Sustitutos de la saliva. Revista Española de Estomatología, 1986; 326-332.

  8. Sreebny LM, Valdini A, Yu A. Xerostomia. Part II: Relationship to nonoral symptoms, drugs, and diseases Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1981; 68:419-27.

  9. Edgar WM. Saliva: it's secretion, composition and functions. Br Dent J 1992; 172:305

  10. Lagerlöf F, Oliveby A. Caries-Protective factors in saliva. Adv Dent Res 1994; 8(2): 229-238.

  11. Dawes C. Factors Influencing Salivary Flow Rate and Composition. In: WM Edgar and DM O'Mullane, editors. Saliva and Oral Health. 2nded. 1996.

  12. Ericsson Y. Clinical investigations of the salivary buffering action. Acta Odontol Scand 1959; 17:131-65.

  13. Mandel ID. The functions of saliva. J Dent Res 1987; 66 Spec N: 6237.

  14. Mandel ID. The role of saliva in maintaining oral homeostasis. JADA 1989; 119:

  15. Fure S. Five-year incidence of caries salivary and microbial conditions in 60-, 70-, and 80-year-old Swedish individuals. Caries Res 1998; 32: 166-174.

  16. Dawes C. A mathematical model of salivary clearance of sugar from the oral cavity. Caries Res 1983, 17:321-334.

  17. Tenovuo J. Salivary parameters of relevance for assessing caries. Activity in individuals and populations. Community Dent Oral Epidemiol 1997; 25:82-6.

  18. Whelton H. The anatomy and physiology of the salivary glands. In: Edgar WM, O'Mullane DM, editors. Saliva and Oral Health. 2nd. ed, 1996.

  19. Anderson MH. Oral health maintenance by preventive therapy. In: Professional Prevention in Dentistry. Advances in dentistry I. Williams and Wilkins. Baltimore, 1994.

  20. Sreebny LM. Salivary flow in health and disease. Compend Contin Educ Dent, Suppl Nº 13, 1989.

  21. Zengo AN, Mandel ID, Goldman R, Khurana HS. Salivary studies In human caries resistence. Arch Oral Biol 1971; 16:557-560.

  22. Billings RJ. An epidemiologic perspective of saliva flow rates as Indicators of susceptibility to oral disease. Crit Rev Oral Biol Med 1993; 4(3-4): 351 - 6.

  23. Nederfors T. Xerostomia: prevalence and pharmacotherapy. With special reference to beta- adrenoreceptor antagonists. Swed Dent J Suppl 1996; 116:1-70.

  24. Kingman A, Selwitz RH. Proposed methods for improving the efficiency of the DMFS index in assessing initation and progression of dental caries. Community Dent Oral Epidemiol 1997; 25: 60-8.


HOME > EDICIONES > VOLUMEN 37 Nº 3 / 1999 > Ir al principio
Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
Caracas - Venezuela