PUBLICIDAD  
  Venezuela, 21 de Octubre de 2018

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos





Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Revisiones Bibliográficas:
CONTROL DEL AMBIENTE DE LOS CONSULTORIOS ODONTOLÓGICOS: USO DE BATA, TAPABOCA Y CALZADO
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 40 Nº 3 / 2002 >

Prof. J.E.TROCONIS GANIMEZ Cátedra de Anatomía patológica, Centro de Bioseguridad de la Facultad de Odontología, Universidad Central de Venezuela.

Recibido para arbitraje: 16/01/2002
Aprobado para publicación: 01/03/2002


Resumen:
Se realiza una revisión sobre el Control del Ambiente de Trabajo de los consultorios Odontológicos, tomando en cuenta las posibles fuentes de contaminación del aire por la piel y la necesidad del uso de la bata, tapaboca y calzado, como mecanismos importantes en la minimización de riesgo en la contaminación del personal del equipo de salud odontológico

Palabras clave: Control del ambiente, Staphylococcus epidermidis, Bioseguridad

Abstract:
In the present paper, We review the environment of the dental operatories in accordance with the possible sources of air contamination through the body surface and demandatory need of wearing gown, face mask and shoes as means of eliminating the risk of contaminating the Dental Health Care Works team.


INTRODUCCIÓN
La transmisión de infecciones en el consultorio se puede realizar de 2 maneras: por contacto directo con el microorganismo o de manera indirecta a través del contacto con material contaminado y otras veces por el aire contaminado del ambiente que algunas veces podemos ser los responsables de esto y no saber porque, aquí solo pretendemos dar algunas explicaciones para que se entienda fácilmente la razón de algunos cuidados que se deben tener en cuenta cuando hablamos de cosas tan esenciales como son el ambiente y el vestuario (los tapabocas, batas y calzado por ejemplo) que van a ser utilizados en el lugar donde van a ser tratados los pacientes con necesidades y cuidados odontológicos. Los tres renglones tienen un factor común, el ambiente, y por supuesto para cada uno de ellos existirán también condiciones especiales que se deben tomar en cuenta para evitar los riesgos dentro del consultorio o sala de tratamiento odontológico.

CONTROL DEL AMBIENTE
Contaminación del Aire por la Piel
Si estuviéramos en un ambiente expuestos a un chorro de aire de 10 litros por segundo, que pase por la región de la cabeza, la dispersión de las bacterias desde la superficie del cuerpo humano, sería el resultado de la pérdida por descamación de la piel de más de 7 millones de células. Nos descamamos de una capa completa de epitelio cada uno a dos días. Nuestra delgada capa de descamación tiene como promedio 13 micrómetros de diámetro, portando estafilococos en su superficie, con predominio del Staphylococcus epidermidis1 y forman 70 a 90 % de las partículas encontradas en el polvo casero. Esto parece tener una acción de bomba causada por la ropa, transportando las escamas a través de batas abiertas y de los tejidos de la misma2.

En la figura Nº 1 se puede notar el patrón de dispersión de las células que se descaman de la piel y como llegan al ambiente de trabajo.

Fig. Nº 1 Acción de bomba de la ropa en la dispersión de las escamas del cuerpo

El 90 % de las bacterias que se deslizan por las superficies del cuerpo vienen desde el periné, el 10 % remanente vienen del resto del cuerpo. Los hombres descaman 5 veces más bacterias del periné que las mujeres2. Algunos estudios indican que el desprendimiento de las bacterias del periné podría controlarse de manera efectiva solo cubriendo o aislando el cuerpo entero con un traje aislante con su propio suministro de aire y evacuación del aire caliente, que como puede verse es poco práctico para nuestra profesión, engrasando el cuerpo con lanolina, que puede resultar un poco incómodo para el usuario o utilizando pantalones con gomas o puños en los extremos, que se ajusten perfectamente, que es una de las indicaciones en el uso del vestuario para los consultorios.

BATA
Como podemos haber notado esta es la razón del porque debemos usar batas de mangas largas y con puños elásticos, cuello redondeado y de corte alto, sin bolsillos, ni pliegues ni dobleces que permitan la retención de material contaminado (3)(4)(5). Las batas deben ser cambiadas diariamente o cuando estén visiblemente salpicadas4,6. En cuanto al color que debe tener la bata, algunos autores hacen hincapié en el color blanco, pues de ésta manera se observaría más fácilmente cuando está manchada4 y él mismo sugiere que si quiere utilizar de otro color que debe ser resistente al uso de la lejía.

En cuanto a la extensión o longitud de la bata se recomienda debe cubrir hasta el tercio superior del muslo4.

También debemos aprovechar esta explicación para entender porque NO debemos utilizar pantalones cortos o a media pierna, faldas cortas o largas, pues el efecto es exactamente igual para ambos casos y también podemos entender como además nuestras piernas y muslos se contaminarían cuando se encuentren expuestos al contacto con el aire del ambiente de trabajo.

TAPABOCA
Al principio se empleó para proteger a los pacientes de los microorganismos patógenos facultativos potenciales provenientes de las vías respiratorias del médico tratante, hoy se sabe que es igual de relevante la protección del terapeuta de los microorganismos del enfermo3.

El uso de tapaboca o mascarilla es una barrera importante en el control y ejercicio de la Bioseguridad, aquí podemos notar como podemos enviar al ambiente de trabajo las escamas que se desprenden del tracto respiratorio, que pueden producir también la polución del aire por la piel, pues hay que recordar que también llevan consigo bacterias.

Figura Nº 2 Contaminación del aire por descamación del tracto respiratorio.

Fig. Nº 2 Contaminación del aire por descamación del tracto respiratorio

Cuando hablamos de tapaboca o mascarilla, debemos hacer hincapié en el beneficio que nos producirá su uso recordando que su capacidad de filtrado nos puede prevenir de la inhalación del polvo dentario que se produce durante la preparación de cavidades o dientes para tratamientos protésicos. Algunos estudios han demostrado que el aerosol generado por el uso de la turbina dentro de la cavidad bucal, emite cerca de 1.000 unidades formadoras de colonias bacterianas, otros estudios han reportado que los microorganismos se han encontrado a 1,80 mts. de la turbina en uso y las concentraciones más altas de microorganismos se encontraron a 60 cm. enfrente al paciente, también se ha reportado que las bacterias generadas por el uso del limpiador ultrasónico (scaler) pueden permanecer en el aire por 24 horas6. Debemos citar que el tapabocas o mascarilla nos protege también de la posible inhalación de las microgotas de agua que están en el ambiente del consultorio producto de la formación de aerosoles al ponerse en contacto el agua con la saliva del paciente, tomando en cuenta que la saliva es un medio contaminado, o por la inhalación de microgotas de sangre que se pueden producir en algunos procedimientos clínicos; hay que tomar en cuenta también que evita la inhalación de vapores de algunas sustancias tóxicas, irritantes o alergénas que se encuentran en el consultorio. Por último debemos citar su importancia al proteger la barba del operador si la tuviera, primero de su contaminación por los elementos ya nombrados y segundo de la caída de los pelos de la misma en la boca del paciente en el momento del tratamiento odontológico.

También con su uso adecuado podremos evitar la transmisión de microorganismos del operador al paciente, los tapaboca o mascarillas se consideran eficaces cuando impiden la filtración del 95 % de partículas que midan 3.5 um.o más3,4.

Según algunos autores3,4,5,6,7,8,9 los tapaboca o mascarillas deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Debe adaptarse perfectamente bien a la superficie de la cara del operador, sí esto no ocurre, deséchelo.
  • Deben ser cambiados entre paciente y paciente o cuando esté visiblemente manchado. La vida útil de cada tapabocas se estima en uso máximo de 60 minutos no debe ser utilizado en la atención odontológica de pacientes diferentes.
  • El tapabocas o mascarillas debe ser colocado antes de colocarse los guantes, y debe ser retirado después de quitarse los guantes.
  • Nunca retire los tapabocas o mascarillas por el frente, hágalo por la tira de goma o papel.
  • No debe retirarse del consultorio o lugar de trabajo con el tapabocas o mascarilla colocado en la cara o en el cuello.
  • No deben filtrar aire por los lados.
  • No deben irritar la piel.
  • Deben permitir la respiración de manera cómoda.
  • No deben empañar los lentes de protección.
  • Deben tener olor agradable o ser inodoros.
  • No deben tocar los labios ni los orificios nasales.
  • Debe recordar que el aire caliente y húmedo es bueno para la replicación de microorganismos, si la mascarilla está húmeda o mojada debe ser desechada controle el tiempo de su uso.
  • El tapabocas o mascarilla debe desecharse como material contaminado.
Barba
La barba usada en los laboratorios por los trabajadores de la salud en la guerra biológica ha demostrado ser un mecanismo de transferencia de agentes biológicos del laboratorio a los miembros de su familia.

Los Odontólogos y sus asistentes, quienes están expuestos a las salpicaduras de sangre y saliva, acompañadas de bacterias de sus pacientes, pueden transportar igualmente los microorganismos a sus familiares por contacto directo. Esto evidencia e indica la necesidad de bañarse y cambiarse de ropa después de trabajar, y probablemente sea mucho más importante que hacerlo antes de ir al trabajo2.

Si en el equipo de salud alguno de sus miembros usa barba tiene la obligación de utilizar tapaboca10.

Calzado
Aunque parezca de poca importancia, el calzado es un elemento fundamental en la protección de operadores y pacientes, tal vez la condición de estar en el trópico y además de tener las mujeres más bonitas del planeta, nos coloca en una situación muy especial con respecto al calzado. La mayoría de los profesionales de la odontología en nuestro país son mujeres, quienes algunas veces superponen la estética, elegancia y moda, ante la comodidad y seguridad en el trabajo. El calzado a utilizarse dentro de los consultorios odontológicos por parte de todo el equipo de salud, debe ser: cómodo, cerrado y de corte alto, no debe tener ninguna parte del pié expuesto al medio ambiente, y además debe ser un calzado de un solo uso, o sea solo para estar dentro de las instalaciones de lugar de trabajo, zapatos que deben ser cambiados al llegar y antes de salir del área de trabajo (6), donde se deben dejar en un sitio seco y ventilado. El corte alto del zapato nos permite poder tenerlos en contacto con los pantalones, y el estar completamente cerrados nos produce la seguridad de que la posibilidad de roce con un instrumento contaminado cortante o no, sea mínima, además de protegernos de los aerosoles que se producen dentro del mismo ambiente de trabajo.

Por todas estas razones NO debemos utilizar ningún tipo de sandalias en nuestro sitio de trabajo, además de tener mucha superficie de la piel expuesta, y correr el riesgo de entrar en contacto con cualquier instrumento o material contaminado, incluyendo los aerosoles formados dentro del consultorio, cuando se camina se producen pequeños remolinos al rededor del pié que lo tocan en toda su superficie, llenándolo de polvo.

En caso de no tener zapatos de uso exclusivo para el trabajo, debe utilizar cobertores o protectores desechables para zapatos.

  • NO SALGA del ambiente de trabajo con el calzado que está utilizando

    Fig. Nº 3 Riesgo biológico y traumático ante el uso de sandalias


    BIBLIOGRAFÍA
    1. Stuart Walker, T., 1.999, Microbiología, Edit. Mc Graw-Hill Interamericana, Mexico, Pp 139

    2. Miller, R.L. and Micick, R.E., 1.978, Air polution and its control in the dental office, Dental Clinics of North America, vol. 22, Nº 3, Pp 453- 76

    3. Harfst, S.A., 1.991, Protección personal Mediante Barreras, Clínicas Odontológicas de Norteamérica, Edit. Interamericana-Mc Graw-Hill, Mexico, vol. 2, Pp 362-63

    4. Delgado, W. Flores, G., Vives, V., 1.995, Control de las Infecciones Transmisibles en la Práctica Odontológica, manual de procedimientos, Universidad Peruana Cayetano Heredia, Facultad de estomatología,,Pp 18- 20

    5. Cleveland, J.L., 2.000, Centers for Disease Control and Prevention, Comunicación Personal, Atlanta, GA

    6. Western Dental Education Center, 1.987, Infection Control in Dental Practice, West Los Angeles VA Medical Center, Pp 7

    7. Prácticas Recomendadas para el Control de Infecciones en Odontología 1.993, U.S. Departament of Health & Human Services, Pp 6

    8. The University of Texas Health Science Center at San Antonio Dental School, 1.999/2.000 Infection Control/Exposure control Portocol Pp 14

    9. Practical Infection Control in Dental Office, 1.993, U.S Departament of Health & Human Services, CDC, Pp 19

    10. Moore, P., Reznik, D.2.000, Infection Control Manual, Grady Health Systems, Pp 2.

    11. Dibujos Realizados por Freddy Lugo 2002, Departamento de Tecnología Educativa, Facultad de Odontología, Universidad Central de Venezuela, Caracas, enero 2.002


    HOME > EDICIONES > VOLUMEN 40 Nº 3 / 2002 > Ir al principio
    Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18

  • UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
    Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
    Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
    Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
    Caracas - Venezuela