PUBLICIDAD  
  Venezuela, 21 de Octubre de 2018

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos





Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Revisiones Bibliográficas:
EL CONTROL DE INFECCIONES EN EL LABORATORIO ODONTOLÓGICO
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 41 Nº 3 / 2003 >

Fecha de ingreso: 09/10/2002
Aceptado para publicación: 24/01/2003


Resumen:
Esta revisión de la literatura se realizó con el propósito de describir los requerimientos básicos en el control de infecciones del Laboratorio Odontológico.

Palabras clave:
laboratorio dental, control de infecciones, desinfección de prótesis, desinfección de impresiones, desinfección de modelos, desinfección de aparatos de ortodoncia.

Abstract:
This review of literature was made to describe the basics requirement in the laboratory infection control.


Introducción:
El Laboratorio odontológico debe seguir normas de Bioseguridad que garanticen a todo el equipo de salud la prevención de infecciones cruzadas.

Los técnicos que allí laboran corren el riesgo de exponer su cara a salpicaduras y rocíos de sangre y saliva.1

Historia
Hasta el decenio de 1.970, casi no se hablaba de "control de infecciones" en el laboratorio odontológico, posiblemente se desconocían con certeza las fuentes de contaminación dentro de ese ambiente de trabajo. Sin embargo desde el momento en que se identifica el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), esto empezó a cambiar y el público en general empezó a preocuparse por las múltiples consecuencias potenciales que pudieran presentarse por la inexistencia de lineamientos para controlar las infecciones. Es así como desde ese momento se empezaron a dictar pautas en cuanto a normas y conductas para minimizar el riesgo de los trabajadores del equipo de salud y del laboratorio odontológico.2

Se han realizado estudios3 que han podido comprobar que a pesar de que el personal del Laboratorio odontológico no tiene contacto directo con los pacientes, estos tienen la misma incidencia de seroconversión a la hepatitis como lo tienen los odontólogos generales, las higienistas y los auxiliares dentales. Los técnicos dentales tienen una incidencia de 17 % de anticuerpos de superficie de Hepatitis B, mientras los otros dos grupos tienen 16 a 18 % de incidencia respectivamente. Estos trabajadores de los laboratorios dentales tienen igual riesgo de infección debido a la exposición indirecta. En 1.9864 se detectaron 140 casos de laboratorio contaminados con Hepatitis B en los Estados Unidos de América, ese estudio reporta una tasa alta de incidencia de Hepatitis entre el personal del laboratorio: 14.2 % cifra semejante a la registrada en asistentes dentales e higienistas para ese entonces4,5 Aunque los porcentajes varían en ambos estudios, todo el personal debe protegerse contra el Virus de la Hepatitis B.2 Paradójicamente se ha descrito un paciente infectado con el virus de la Hepatitis B proveniente de una dentadura que fue empacada y enviada en una caja contaminada, quedando así establecida una nueva forma de contagio en el laboratorio odontológico.3

Basados en estos hallazgos, se ha recomendado que todos los servicios de laboratorio adopten políticas que permitan la exclusión de material contaminado en las áreas de trabajo del laboratorio odontológico.

Métodos para el Control de Infecciones en el Laboratorio Odontológico:
Vacunación:

Todo el personal del laboratorio odontológico debe ser vacunado contra el virus de la Hepatitis B.6,7 Se ha podido constatar que la inmunidad para la Hepatitis B le proporciona también inmunidad contra la Hepatitis D. El agente etiológico de esta patología es también conocido como "agente Delta", el cual posee un ARN que tiene un replicación defectuosa, esto se debe a que el centro del virus contiene antígeno delta que está rodeado por antígeno de superficie de Hepatitis B (HbsAg), la proteína de cubierta del virus de la Hepatitis B. Por lo tanto, aunque taxonómicamente el virus de la Hepatitis D es diferente al de la Hepatitis B, es absolutamente dependiente de la información genética proporcionada por el virus de la Hepatitis B.8

Igual que la indicación anterior, se debe colocar el toxoide tetánico cada 10 años, debido a la exposición constante a pinchazos y rasgaduras a las cuales están expuestos los trabajadores.7

Desinfección:
Desinfectante: germicida utilizado sobre objetos y superficies7,9 el objetivo de su uso es dejar las superficies de las áreas de trabajo y el instrumental correspondiente, con la menor cantidad posible de gérmenes que pudieran causar enfermedad. El proceso que elimina totalmente la presencia de microorganismos que causan enfermedad se denomina: Esterilización.2

Es de importancia extrema la comunicación entre el laboratorio y el profesional en lo concerniente a sus necesidades para: 1) someterse al cumplimiento de las normas de Bioseguridad y 2) el cumplimiento de los pasos apropiados en el proceso de desinfección de todos los materiales y trabajos que entran al laboratorio, como: impresiones, registros de mordida, cubetas para impresiones, falsos muñones, rodetes de mordida, dentaduras totales, prótesis provisionales, prótesis fijas y removibles, aparatos de ortodoncia, estos deben enjuagarse con agua abundante para eliminar la sangre, saliva y los detritus que pudieran existir en ellos, luego deben limpiarse y desinfectarse antes de manipularse en el laboratorio ya sea en el mesón de trabajo o en un lugar distante al mismo7,10,11,12,13,14 De la misma manera todos estos elementos también deben limpiarse y desinfectarse después de ser manipulados en el laboratorio, estén o no terminados, para luego ser devueltos al profesional, y antes de su colocación en la boca del paciente.12,15,16

Esta comunicación asegurará que los procedimientos para la desinfección se efectúen adecuadamente evitando una sobre exposición a los desinfectantes que puedan dañar los materiales.1,6

Las impresiones hechas en el consultorio odontológico deben desinfectarse antes de ser vaciadas en yeso, utilizando substancias que no las deterioren o distorsionen. Cuando no es posible desinfectar la impresión se procederá a desinfectar el modelo de yeso.14 Debido a la creciente variedad de materiales y equipos de uso intrabucal, se aconseja a los trabajadores de salud odontológica que consulten con los fabricantes respecto a la estabilidad de materiales específicos con relación a los procedimientos de desinfección. Un germicida químico con al menos una actividad intermedia, como lo puede ser un desinfectante de uso hospitalario con características tuberculicidas y que también elimine virus hidrofílicos y lipofílicos, es apropiado para tal desinfección. Deben estar totalmente claros con respecto al manejo y descontaminación de suministros y materiales, los protocolos de control de infecciones y la delineación de las responsabilidades entre el laboratorio y el consultorio,12,13,17,18,19 especialmente antes de pulir y desgastar aparatos intrabucales.17,20

Todo el personal del equipo de trabajo del laboratorio odontológico debe cumplir las normas de precaución universal, protegiéndose mediante la utilización de bata, guantes, tapabocas, máscara de larga cobertura, lentes protectores, tanto para cuerpos extraños como también para protección de luz de alta intensidad, como la utilizada en los procedimientos de soldadura, la utilización de los métodos de barrera eliminarán el manejo especial de casos considerados de alto riesgo.1,2,17

Podemos utilizar hipoclorito de sodio que es uno de los desinfectantes más recomendados, o cualquier otro germicida químico aprobado y registrado por un organismo regulador como lo es la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos de América (EPA) como desinfectante de uso hospitalario y que en la etiqueta especifique que actúa contra Mycobacterium tuberculosis, porque éste representa uno de los grupos de microorganismos más resistentes, y si es efectivo contra ellos, será también efectivo contra otros virus y bacterias patógenas,2,20,21 finalmente deben enjuagarse rigurosamente, y no se deben enviar al laboratorio en el envase que contiene el desinfectante.19

Si todos los artículos se desinfectan de manera apropiada antes de ser enviados al laboratorio y desde el mismo, entonces las superficies de trabajo del laboratorio no deberían estar contaminadas. Sin embargo un laboratorio debe proveer sus servicios a numerosos profesionales que pueden estar propensos a la contaminación a través de otras fuentes.19

La Administración de salud y Seguridad Ocupacional de los Estados Unidos de América (OSHA), ha clasificado en tres categorías las labores efectuadas en los consultorios y laboratorios odontológicos,22 y cita que los procedimientos comprendidos en el control de infecciones también varían de acuerdo a esta clasificación.

Categoría I: labores que comprenden exposición a sangre, saliva, otros líquidos y tejidos corporales. En esta categoría de trabajo, se debe exigir al trabajador usar todas las medidas protectoras convenientes.22

Categoría II: labores que no comprendan exposición a sangre, saliva u otros líquidos y tejidos corporales, aunque el empleo pudiera requerir el desempeño de labores categoría I no planeadas. Las medidas de protección deben ser accesibles a los trabajadores de la categoría II.22

Categoría III: labores que no comprenden la exposición ante sangre, saliva u otros líquidos corporales. A las personas que ejecutan este tipo de labores no se les solicita que efectúen o ayuden en el área de trabajo del laboratorio.22

El personal de las categorías I y II debe usar guantes, protección ocular, tapabocas (convenientemente contra el polvo y el rocío) y uniforme, atuendo recomendado por el Instituto Nacional de Ciencias Ocupacionales y de la Salud de los EEUU (NIOSH), para garantizar que estas indicaciones se cumplan de manera correcta, es preciso mantener al mínimo las distracciones para el personal que labora en las áreas.2

El empleado que realiza actividades categoría III solo necesita tomar precauciones sistemáticas, la protección ocular y los tapabocas sólo son indispensables al realizar labores vinculadas con riesgos. Es necesario limpiar a diario las superficies trabajo.2

Desde hace algún tiempo algunos entes encargados de la legislación para la protección de los trabajadores consideran una buena alternativa la utilización de barreras protectoras por parte de todos los trabajadores del laboratorio no importando en el área donde se desempeñen. Se debe exigir a todo el personal del laboratorio que lave sus manos tan pronto entre o salga del área limpia.2 El uso de las precauciones universales por parte de todos los trabajadores del laboratorio odontológico durante toda la jornada de trabajo, podría eliminar las necesidades de un manejo especial de los casos de pacientes conocidos como de "alto riesgo". En otras palabras todos los casos de laboratorio deben ser tratados como si ellos fueran capaces de transmitir enfermedades a través de saliva, sangre o sus derivados.

Estandarización del Control de Infecciones en el laboratorio Odontológico
Establecimiento de un área de recepción: ésta debe ser exclusivamente dedicada al manejo de todos los trabajos que lleguen al laboratorio. Es la zona donde se requiere del control de infecciones más crítico.2 La recepción debe tener un grifo con agua abundante y que haya facilidad para el lavado de manos. En esta área de ser posible, las superficies del mostrador deben ser cubiertas por papel impermeable (polifilm) (envoplast ®), limpiarse y desinfectarse sobre las bases determinadas por el nivel de uso del área. Ningún artículo debe entrar al área de producción del laboratorio sin ser desinfectada apropiadamente en la recepción.1

En el área de recepción el personal debe utilizar equipo protector, ello debe incluir batas largas, guantes para el manejo de los artículos contaminados y que deben permanecer en el área de trabajo, anteojos o máscaras de larga cobertura para protegerse de las salpicaduras. Todos los artículos deben ser manejados de manera aséptica y transferirlos al área de producción después de desinfectarlos adecuadamente con la técnica indicada.1,2

Un error en este campo puede trastornar todo el sistema, si no se desinfecta de manera conveniente un caso que pasa al laboratorio, pudiera exponerse ante microorganismos patógenos para los técnicos y pudieran representar un foco de contaminación para otros casos. No desinfectar un caso tan pronto deja el laboratorio puede tener efectos similares al llegar al consultorio odontológico.2

El área de recepción del Laboratorio Odontológico debe estar provisto de los siguientes equipos y materiales:23
  • Lavamanos

  • Soluciones desinfectantes

  • Bandejas para casos individuales

  • Jabón antimicrobiano para las manos

  • Guantes desechables

  • Bolígrafos con tinta indeleble

  • Recipiente para desechos peligrosos

  • Toallas desechables

  • Cronómetros

  • Bolsas desechables de plástico

  • Etiquetas autoadheribles para desinfección

  • Tapabocas desechables

  • Cepillos y recipientes
Desechos Generales y Regulados:
Las cubetas desechables, el material de impresión y otros desechos generados en el área de recepción deben eliminarse siguiendo las disposiciones del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (MSAS),24 en Estados Unidos de América, se siguen las disposiciones emitidas por la OSHA, y las regulaciones estatales y locales pertinentes a los desechos médicos. Los desechos generados en el laboratorio odontológico caen dentro de la categoría de desechos médicos regulados, estos materiales pueden ser eliminados en contenedores estándares. Todos los elementos desechables que puedan ser considerados artículos puntiagudos, punzo-penetrantes, lacerantes o cortantes, como el alambre de ortodoncia, las hojas de bisturí, fresas, agujas de inyectoras, etc, deben ser eliminados en contenedores apropiados designados con el siguiente texto: "Desechos Cortantes". Todos los artículos reusables como las cubetas metálicas, deben ser considerados contaminados hasta que tales artículos no sean procesados debidamente para su reutilización.1,2

Área de envío: Área designada para la inspección final y su envío, se deben manejar de manera apropiada todos los artículos que vayan a dejar el laboratorio. La desinfección de los artículos sólo es requerida si ellos se han vuelto a contaminar, al punto que su manejo no sea seguro. Todas las prótesis deben ser desinfectadas por el clínico o su grupo de trabajo antes de colocar el trabajo en la boca, bien sea solo para prueba o para su instalación de manera definitiva. Esta área no debe ser la misma donde se reciben los trabajos, al menos que se encuentre desinfectada y limpia de manera apropiada después de recibir cada uno de los casos. Los mismos deben ser colocados en bolsas plásticas para prevenir la contaminación de los materiales enviados. Si algún caso es enviado en un líquido o contenedor con gasas o rollos de algodón húmedos etc, el envase debe ser identificado con una etiqueta conforme a la comunicación de material de riesgo. El área de envío se debe limpiar por lo menos una vez al día. Todos los envases metálicos deben limpiarse antes de que en ellos se deposite otro nuevo caso.1,2

Área de producción: Esta debe ser manejada de acuerdo a los requerimientos del estándar de seguridad. Los artículos y materiales en el área de producción deben ser desinfectados, de esta manera no requieren ningún tipo de manejo especial.

El personal del laboratorio debe ser monitoriado, controlando entradas y salidas del área, se debe asegurar que a los artículos y personal contaminados no les sea permitida la entrada de nuevo al área de trabajo sin que la descontaminación o desinfección se lleve a cabo de manera correcta. Si ocurre cualquier clase de accidente durante la fabricación de una prótesis que pudiera exponer al trabajador en contacto con cualquier fluido del cuerpo, como sucede con las laceraciones en los dedos hechas con un instrumento cortante, alambre etc, el aparato debe ser desinfectado antes de moverlo a otra área del laboratorio. Todos los casos de laboratorio deben ser etiquetados con una leyenda que señale:

"ESTE CASO HA SIDO DEBIDAMENTE DESINFECTADO ANTES DE SU ENVÍO"1

Procedimientos a Ser Realizados en el Laboratorio Odontológico para el Control de Infecciones
Prótesis:
Es preciso lavar tallando (seguir todas las superficies) con un cepillo de tamaño conveniente y jabón antimicrobiano todas las prótesis que entren al laboratorio odontológico. El cepillo se debe almacenar en una solución desinfectante entre un caso y otro.2 Una vez lavada la prótesis, debe sumergirse en un recipiente lleno con desinfectante. Es preciso colocar la prótesis en un limpiador ultrasónico durante el tiempo requerido, según las instrucciones del fabricante. Se debe tapar el limpiador ultrasónico para evitar la diseminación del aerosol hacia el área de producción del laboratorio. Luego debe enjuagarse la prótesis con agua abundante.2

Impresiones:
Es probable que la desinfección de las impresiones sea uno de los procedimientos más difíciles y a la vez el más relevante, para el laboratorio odontológico. La meta primaria consiste en obtener una impresión desinfectada que no sufra reacciones adversas ante la desinfección.2 A fin de reducir al mínimo la contaminación en el laboratorio odontológico, debe lograrse una limpieza inicial de la impresión dentro del consultorio odontológico. Una vez retirada de la boca, se debe lavar bajo un chorro de agua a fin de eliminar la saliva, sangre y detritus. Es importante completar el proceso de desinfección en el consultorio antes de enviar la impresión al laboratorio.2

Para que los desinfectantes logren el efecto deseado, las impresiones deben conservarse húmedas en su superficie durante todo el proceso, pero no a todos los materiales se les puede aplicar esta técnica, pues materiales como los hidrocoloides reversibles e irreversibles y los poliéteres, la inmersión por mucho tiempo los afecta de manera severa.2

En diversos estudios se ha probado la estabilidad dimensional y la reproducción de los detalles superficiales de diversos materiales de impresión tratados con desinfectantes diferentes mientras se remojaron, inclusive uno de ellos se remojó durante 3 días. Luego se vaciaron en numerosas clases de yesos de uso odontológico.25,26,27,28 En la mayor parte de las investigaciones se encontró que el cambio dimensional fue menor a 0.5 %, cifra que se ubica dentro de los lineamientos de la Asociación Dental Americana (ADA) número 19 para las impresiones con elastómeros.2 No obstante algunos desinfectantes generaron resultados mejores que otros en ciertos tipos de materiales de impresión. Los únicos cambios dimensionales importantes desde el punto de vista estadístico se notaron entre los distintos materiales de impresión.

De manera sorpresiva, algunos desinfectantes mejoraron de hecho el detalle superficial de los modelos terminados al actuar como surfactantes (agentes tensio-activos29,30) e incrementar la capacidad de humectación.31 Es muy probable que la reproducción deficiente del detalle superficial se produzca por incompatibilidad del material de impresión y el yeso, y no por el desinfectante.2

Las impresiones de hidrocoloides reversibles e irreversibles deben ser manejadas cuidadosamente para prevenir la distorsión. La impresión debe ser remojada de manera muy cuidadosa y limpiada preferiblemente con un cepillo de pelos de camello preferiblemente, de media pulgada de longitud, y con detergente líquido para remover los residuos con contaminación biológica.1,3 El cepillado debe ser suave para eliminar los restos de detritus que puedan quedar en ella. Luego a la impresión se le rociará con un desinfectante de nivel hospitalario como: hipoclorito de sodio, iodóforos, dióxido de cloro o algún producto aprobado por alguna agencia reguladora de los EEUU como la EPA. Los productos que tienen menor contacto con la impresión producirán en ella menor distorsión.

Las impresiones deben ser envueltas en una bolsa plástica para evitar la evaporación del desinfectante durante el período de contacto. Después de un tiempo de contacto suficiente deben a ser enjuagadas, y manejadas de manera aséptica para transferirlos al área de producción.1,3 También se ha propuesto enjuagarlas con agua en abundancia y luego sumergirlas en agua con cloro en una dilución 1:10 durante 30 minutos.32 Otros autores recomiendan la inmersión en hipoclorito de sodio o en iodóforos durante sólo 1 minuto.14

Pasta zinquenólica: se debe enjuagar con agua abundante, luego lavar cuidadosamente con un detergente líquido, dejarla secar y proceder al vaciado3 o rociarla con glutaraldehído al 2 % durante 30 minutos.13

Modelina: debe ser enjuagada con abundante agua, luego lavada con un detergente líquido, secarla y después vaciarla. Otros autores proponen rociarla con glutaraldehído al 2 % durante 30 minutos.14

La silicona (polivinil siloxano) debe ser manejado con la misma técnica que los hidrocoloides. Estos materiales son mucho más estables y se pueden sumergir en un desinfectante de nivel hospitalario, 10 minutos de remojo en solución de hipoclorito de sodio 0.5 - 1% o en iodóforos, excepto en glutaraldehído neutro por el tiempo de contacto indicado por el fabricante.1,3,14

Las impresiones de poliéter deben ser manejadas de la misma manera como los hidrocoloides. Los materiales de poliéter no se deben sumergir en las soluciones desinfectantes por que son materiales hidrofílicos y tienen tendencia a la distorsión, cuando son colocados en medios acuosos.

Ver Tabla Nº 1

Desinfección de otros materiales e instrumentos:
Las prótesis de porcelana, algunos materiales protésicos (prótesis provisionales, rodetes de mordida, registros de mordida etc) y los equipos no esterilizables como algunos componentes de los arcos faciales deben ser limpiados con agua y jabón y en caso de contaminarse deben ser desinfectados con un antiséptico de nivel hospitalario. Si se utilizan limpiadores ultrasónicos para limpiar y desinfectar, se debe ser muy cuidadoso para no permitir el sobrecalentamiento del material o del desinfectante mientras se encuentre en el limpiador ultrasónico. Se deben rociar o remojar estos artículos con desinfectante en contenedores separados o en bolsas plásticas, éste es el método de elección para lograr la desinfección. Es importante recordar que muchos de los desinfectantes por inmersión deben ser desechados una vez utilizados. Después del tiempo de contacto recomendado, los artículos deben ser enjuagados y manejados de manera aséptica para ser transferidos al área de producción. Los iodóforos, glutaraldehídos, cloros, y fenoles son aceptados para la desinfección en este paso de laboratorio. Se debe ser muy cuidadoso de no exceder las recomendaciones de los fabricantes con el tiempo de contacto o exposición de los elementos metálicos con el desinfectante, la sobre exposición puede producir corrosión de los elementos metálicos si no son manejados de manera correcta. No se deben enviar los aparatos o prótesis en desinfectantes, por tiempo de exposición excesivo, además puede causar quemaduras en mucosas o piel de los humanos si los artículos no son enjuagados correctamente antes de su manejo.6

Las dentaduras totales deben ser remojadas en una solución de hipoclorito de sodio durante 5 minutos, luego enjuagarla con agua abundante, este procedimiento debe repetirse cada vez que la prótesis vuelva al laboratorio para los ajustes y para su terminación definitiva.3

Desinfección de modelos:
Los modelos son los artículos que en prostodoncia presentan mayor dificultad para su desinfección sin causarles daño. Es preferible desinfectar la impresión y no tener que desinfectar el modelo. Sin embargo la contaminación de manera inadvertida o la indicación de no descontaminarlos pueden hacer la desinfección de un modelo necesaria. Los modelos deben ser colocados sobre su base y rociarlos con iodóforos o productos clorados, enjuagados y manejados de manera aséptica para ser tranferidos al área de producción, el colocarlos sobre la base hace más fácil el drenaje del desinfectante y el agua del enjuague. El modelo se debe desinfectar para ser enviado, está permitido secarlo antes de ser envuelto para el envío.1,3,6

Una alternativa probable sería incorporar desinfectante al polvo de yeso durante la mezcla: se han tenido reportes que citan que al agregar al yeso iodóforos, glutaraldehídos neutro o hipoclorito de sodio, disminuyó la cantidad de bacterias a la misma concentración, que el control utilizado al cabo de 24 horas.2

Sin embargo hay poca información sobre las consecuencias de estos desinfectantes sobre las propiedades físicas del yeso.2 Algunos fabricantes de yeso le están incorporando 0.25 % de cloramina T, según los mismos el producto es eficaz contra una variedad de bacterias. En el Instituto de Investigación Dental Naval de los Estados Unidos de América se pudo demostrar que el yeso desinfectó la microflora bacteriana bucal de la impresión obtenida con hidrocoloide irreversible y el modelo después de un período de fraguado de 1 hora.33 En un estudio se reportó que algunos modelos de yeso se remojaron en diferentes desinfectantes durante 24 horas34 y resultaron poco notorios los cambios dimensionales y la resistencia a la compresión. Con la excepción del hipoclorito de sodio, todos los desinfectantes probados disminuyeron la dureza superficial y la erosión.2

También debemos citar aquí la posibilidad de desinfección de los modelos de yeso mediante la utilización de dióxido de metileno con una técnica prolongada, hay unidades muy pequeñas para este fin, sin embargo hay que realizar el procedimiento bajo una campana de ventilación hacia el exterior del sitio de trabajo.2 Una vez vaciada la impresión y obtenido el modelo correspondiente, se debe proceder a eliminar el material de impresión que se encuentra en la cubeta y se debe proceder a su lavado, desinfección y esterilización de la misma para ser devuelta al consultorio odontológico.

Los articuladores, los envases metálicos para los casos y otros equipos que no tienen contacto con los pacientes, requieren de limpieza y su desinfección se hará dependiendo de la evaluación de su construcción. Muchos de estos envases metálicos pueden ser desinfectados por rocío con un desinfectante de nivel hospitalario, enjuagado, secado y lubricado de las partes móviles.1

La prevención de la contaminación es mejor que tener que usar agentes químicos sobre equipos delicados. Cualquier elemento que resista el calor del proceso de esterilización, debe ser esterilizado. No importa cuan bien se esté realizando el control de infecciones en el laboratorio, algunos equipos necesitan una atención especial para poder lograr un laboratorio limpio.1

En el pulido se deben utilizar suspensiones en espuma de soluciones de piedra pómez en tintura de jabón verde1 (jabón de potasio hecho por saponificación de aceites vegetales, excluyendo el aceite de coco y de la palma de Kernel, sin remoción de la glicerina, también llamado jabón suave medicinal)30,35,36 u otro surfactante29,30 y si es posible, agregar una solución desinfectante efectiva con la mezcla. Esto prevendrá la colonización del aire y otros microorganismos que se encuentren en la piedra pómez. Ésta debe ser cambiada diariamente y la máquina pulidora se debe limpiar y desinfectar de la misma manera. Si la máquina se encuentra fuera del área de producción los trabajadores del área de salud deben utilizar los procedimientos de protección necesarios antes de entrar en contacto con las prótesis contaminadas, así como también la unidad de la dosis dispensadora de piedra pómez. Todos los cepillos, mopas, espátulas para mezclar, tasas de goma, balanzas, piezas de mano y otras herramientas de laboratorio deben ser esterilizadas o desinfectadas diariamente. Las mopas húmedas deben ser guardadas en soluciones desinfectantes cuando no se encuentren en uso. Uno de los métodos más sencillos y eficaces para reducir la diseminación de contaminantes en el laboratorio odontológico, es la utilización del sistema de dosificación unitaria, que consiste en la administración sólo de la cantidad requerida de un material para cada caso; al emplearla, es preciso evitar la contaminación del material a granel con el dispensador.1,2,3

Las ollas de presión deben limpiarse y desinfectarse diariamente. Éstas y los envases que mantienen agua caliente en el ambiente son muy susceptibles a la colonización de microorganismos desde múltiples fuentes. Los asientos de banquetas y áreas de trabajo deben limpiarse al final de cada jornada de trabajo, si no la contaminación pasará de manera inadvertida.1

Ver Tabla Nº 2

Consideraciones especiales y excepciones:
Algunos aparatos protésicos tienen cantidades copiosas de cálculo dentario y residuos con contaminación biológica persistente. El primer paso es la remoción del detritus así que pueda hacer posible la descontaminación. El uso de soluciones removedoras de yeso piedra o parís en un envase o bolsa de plástico para remojar y colocarlo en el limpiador ultrasónico removerá grandes cantidades del material. Este paso debe ser seguido por la limpieza en un detergente y después la desinfección con los procedimientos habituales.1

Para los elementos no susceptibles a la desinfección como lo son los tintes para porcelana se utilizarán los principios básicos de la desinfección.1

EFECTOS DE LOS DESINFECTANTES SOBRE DIVERSOS MATERIALES PROTÉSICOS:
Es posible remojar con seguridad casi todos los aparatos durante el período requerido de 10 minutos; sin embargo, en ocasiones se remojan inadvertidamente las prótesis durante períodos de tiempo mucho más largos. Se ha reportado que remojar algunos tipos de resinas en un desinfectante amortiguado con fenol, provocó la formación de fositas superficiales luego de sólo 10 minutos, y después de 2 horas se produjo hinchazón de la superficie.37 Otras clases de desinfectantes pueden dañar a algunas aleaciones, por eso es preciso seguir las indicaciones del fabricante.2

Alimentos:
Los alimentos no deben ingerirse dentro de las instalaciones del laboratorio odontológico a menos que exista un área específica de comedor dentro del mismo. Alimentos, medicamentos y materiales de uso odontológico no deben ser almacenados en la misma nevera, se produce una contaminación cruzada entre ambos.3

En el año 1991 king,2 propone la designación de una nueva área donde sólo se reciban casos de pacientes de alto riesgo y que debe ser manejado por un reducido número de individuos y que estos deben concienciar su exposición al riesgo, debe ser un área manejada por expertos.2

Todo el material de trabajo desechado como los tapabocas, guantes, elementos que hayan tenido contacto con sangre, saliva o líquidos corporales, deben colocarse en envases seguros para ser vertidos a la basura.

Tabla Nº 1
DESINFECCIÓN DE IMPRESIONES (*)

Material de Impresión Solución desinfectante / Tiempo de exposición
Hipoclorito (1%) Iodóforos Glutaraldehído (2%)
Alginato R / 1 min. R / 1 min. NR
Silicona o Mecaptano R / 10 min. R / 10 min. R / 10 min.
Polisulfuro de caucho R    
Pasta Zinquenólica NR NR R / 30 min.
Modelina NR NR R / 30 min.

(*) Siempre enjuagar previamente con agua
R Recomendable
NR No Recomendable

Tomado y Modificado de: King, A.Y., Matis, B., 1.991, Grupo Técnico de Patología Bucal,
1994, Delgado, W., Flores, G., Vives, V., 1.995,ADAonline, 2000.


Tabla Nº 2
DESINFECCIÓN DE APARATOLOGÍA PARA LABORATORIO ODONTOLÓGICO (*)

Aparato
Prótesis / Ortodoncia
Desinfectante
Hipoclorito (1%) Iodóforos Glutaraldehído (2%)
Prótesis Fijas
Metal / Porcelana R/D R/D R
Metal / Acrílico R/D R/D R
Porcelana R/D R/D R
Acrílico R R NR
Prótesis Removible
Metal / Acrílico R/D R/D NR
Acrílico / Porcelana R/D R/D NR
Acrílico R R NR
Ortodoncia
Acrílico / Alambres R/D R/D NR
Férulas de Relajamiento
Acrílico R R NR
Modelos de Yeso Rociado o Inmersión R  
Rodetes de Mordida   R Rociado
Registros de Mordida Rociado o Inmersión R  

(*) Siempre enjuagar previamente con agua y luego sumergirlo
en el desinfectante recomendado durante 10 minutos
R Recomendable
NR No Recomendable
R/D Recomendable pero puede Dañar el material
Tomado y Modificado de: King, A.Y., Matis, B., 1.991, Grupo Técnico de Patología Bucal,
1994, Delgado, W., Flores, G., Vives, V., 1.995,ADAonline, 2000.


BIBLIOGRAFÍA
  1. OSAP, 1.998, Position Paper: Laboratory Asepsis, Pp 1-6


  2. King, A., Y., Matis, B., 1.991, Clínicas Odontológicas de Norteamérica Pp 413-23


  3. Western Dental Education Center, 1.987, The Infection Control Symposium, Los Angeles, California, U.S.A. Pp 14-16


  4. Runnells R., 1.986, At crossroad of cross-infection:AIDS and the dental laboratory. Trends and techniques, january/february


  5. Siew, C., Gruinger, S., Chang, B., 1.990, Hepatitis B infection among dental laboratory technicians, J Dent Res 69, Pp 186


  6. ADAonline, 2.000, infection control recommendations for dental office and dental laboratory, Pp 6 junio


  7. CDC, U.S. Department of Health & Human Services, 1.993. Practical Infection Control in Dental Office, Pp 9, 52


  8. Kumar, V., Cotran, R., Robbins, S.L., 1.995. Patología Humana, Interamericana-Mc Graw-Hill, México, Pp 555


  9. Zambrano, M.E., 1.988. Consideraciones sobre la Infección Hospitalaria y Algunos Mecanismos de Control, Escuela de Medicina, U.D.O., I.V.S.S., Ciudad Bolivar, Pp 33


  10. American Dental Association, 1.988. Council of dental material, instrument and equipment;Dental Practice:and dental therapeutics,. Infection control recommendations for the dental office and the dental laboratory. J Am Dent Assoc 1126 Pp 241-8


  11. Organización Panamericana de la Salud, Organización Mundial de la Salud, 1.995. La salud Bucodental: repercusión del VIH/SIDA en la práctica odontológica, Pp 34-35.


  12. MMWR, 42 (RR-8) may 28 1.993, Pp5


  13. Delgado, W., Flores, G., Vives, V., 1.995, Control de las Infecciones Transmisibles en la Práctica Odontológica, manual de procedimientos, Universidad Cayetano Heredia, Lima, Perú, pp27-29


  14. CDC recommendations for prevention of hiv in health care setting MMWR 1.987, Pp 36 (nº2S)


  15. Miller, C. H., Pallenik, C.J., 1.991, Sterilization, desinfection and asepsis in dentistry.- In block SS ed. Desinfection, sterilization and preservation, 4th ed. Philadelphia: Leas & Febiger, Pp 617 - 41


  16. OSAP, Dental Infection Control and Office Safety Resource Guide, 1999. vol II Pp 9


  17. U:S. Departament of Health and Human Services, 1.993. Practicas Recomendadas para el Control de Infecciones en Odontología, Pp 7

  18. OSAP, 1.997, Infection Control in Dentistry Guidelines Pp 5


  19. MMWR, 1.986 recomended infection control practices for dentistry, Pp 3, april 18


  20. CDC recommendations for preventing transmission of infection with human T- lymphptropic virus type III/lymphadenopathy - associated virus in work place, MMWR 1.985, 34; Pp 682-6, 691-5


  21. U.S. Departament of Labor. Federal Register, 1.987 Joint Advisory Notice, October


  22. Beall, F., Schuster, G., Ruggerberg, F., 1.990, Disinfection and distortion of alginate impressions by hypochlorite. J Dent Res 69 Pp 242


  23. National Association of Dental laboratories, 1.989. Health and Safety Commission: Infection Control Procedures in the Dental Laboratory.Trends and Techniques, sep.


  24. Ministerio de Sanidad y Asistencia Social 1.992, Normas para la Clasificación y Manejo de Desechos en establecimientos de Salud, artículo 7 y 8, Decreto Presidencial Nº 2.218 del 23 de abril.


  25. Drennon, D., Johnson, G., 1.990, The effect of inmersion disinfection of elastomeric impressions on the surface detail reproduction of improved gypsum casts. J Prosthet Dent 63 Pp 233


  26. Johnson, G., Chellis, K., Gordon, G., 1.990, Dimensional stability and detail reproduction of disinfected alginate and elastomeric impressions J Dent Res Pp 368


  27. Langenwalter, E., Aquilino, S., Turner, K., 1.990, The dimensional stability of elastomeric impressions material following disinfection. J Prosthet Dent 63, Pp 270


  28. Pratten, D., Covey, D., Sheats, R., 1.990 Effect of disinfectant solutionjs on the wettability of elastomeric impressions materials, J Prosthet Dent 63 Pp223


  29. Mansfield, S., White, J., 1.990, Antimicrobial effects from incorporation of disinfectants into gypsum casts, J Dent Res &9, Pp 242


  30. Grupo Técnico de Patología Bucal, 1.994, Normas para la prevención y control de enfermedades infecciosa en la práctica odontológica, Caracas, Venezuela, Pp24.


  31. Schutt, R., 1.989, Bactericidal effect of a disinfectant dental stone on irreversible hydrocolloid impressions and stones casts. J Prosthet Dent 62 Pp 605


  32. Sarma, A., Neiman, R., 1.990, A study on the effect of disinfectant chemicals on physical properties of die stone. Quintessence International, 21 Pp 53


  33. Dorland´s Illustrated Medical Dictionary, 1.994, 28Th edition, W.B. Saunders Company, Philadelphia, Pp 1.539, 1.612

  34. www.nzsoap.co.nz/factsheets/higienipak_green.html


  35. www.cumberlandswan.com/gsoap.pdf


  36. Pequeño Larousse de Ciencias y Técnicas, 1.976. Editorial Larousse, México, Pp 963


  37. Shen, C., Javid, N., Colaizzi, F., 1.989, the effect of glutaraldehyde base disinfectants on denture base resins, J Prosthet Dent 61, Pp 583


ADA American Dental Association
CDC Centers for Diseases and Prevention Control
MMWR Morbidity Monthly & Weekly Report
OSAP Organization for Safety & Asepsis Procedures

HOME > EDICIONES > VOLUMEN 41 Nº 3 / 2003 > Ir al principio
Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
Caracas - Venezuela