PUBLICIDAD  
  Venezuela, 19 de Julio de 2018

 Home
 Autoridades
 Editorial
 Ediciones publicadas
 Normas de Publicación
 Tarifas de Publicidad
 Contáctenos





Desarrollado por:


Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Este Artículo no tiene versión en PDF Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande

Página de Microbiología:
ASPECTOS MICROBIOLÓGICOS DE LAS INFECCIONES DE LAS GLÁNDULAS SALIVALES
HOME > EDICIONES > VOLUMEN 42 Nº 1 / 2004 >

    Prof. Germán Pardi
Los procesos inflamatorios de las Glándulas Salivales (G.S.) tienen múltiples causas, pero se va a hacer referencia únicamente a aquellos que presentan etiología infecciosa. Estos cuadros se denominan Sialoadenitis y en su desarrollo influyen factores tanto locales (por ej., cambios en la composición y calidad de la saliva secretada o alteraciones morfofisiológicas de los conductos salivales) como generales (por ej., alteraciones de los mecanismos inmunitarios del hospedero).

Cuando la función de una G.S. se deteriora, los microorganismos pueden entrar al ducto salival, pasan a las glándulas y se origina el proceso infeccioso. La infección producida en la G.S. causa aumento del tamaño de la glándula y con frecuencia dolor. Si el ducto salival se bloquea, el paciente puede padecer de dolor y presenta tumefacción en la zona afectada debido a la retención de saliva, principalmente antes de las comidas, que es cuando se genera en mayor cantidad.

Si bien es cierto, las infecciones de G.S. producidas por bacterias y virus son mucho más frecuentes que las producidas por hongos y por protozoarios, las cuales ocurren raramente. La glándula más comúnmente afectada es la parótida, la glándula submaxilar es la segunda más afectada y la sublingual ocupa el tercer lugar. No obstante, las glándulas menores pueden estar afectadas pero en muy raras ocasiones.

Las infecciones bacterianas crónicas de G.S. son difíciles de estudiar debido a que el procedimiento para la toma de muestra de la glándula afectada resulta muy embarazoso y por lo tanto, es muy probable que la muestra esté contaminada con microorganismos comensales de la boca que no estén involucrados en el proceso en si. El procedimiento empleado comúnmente para la toma de muestra consiste en introducir un catéter desde el ducto hacia la glándula infectada y aspirar el material que esté contenido en la misma (purulento, seroso). Usualmente cuando la glándula es masajeada, sale el pus, pudiéndose tomar la muestra del orificio por donde éste es expulsado, pero con la posibilidad de igual forma de que la muestra se contamine con microorganismos residentes de la boca.

Los estudios iniciales relacionados con la etiología de las infecciones bacterianas crónicas de G.S. reportaban que Staphylococcus era el Género bacteriano principalmente implicado en estas lesiones. Sin embargo, es importante destacar que estos estudios fueron realizados previamente al uso rutinario de guantes estériles, lo que implica la existencia de fallas en la detección de los microorganismos verdaderamente implicados, debido a la contaminación por flora proveniente de las manos (la cual de por sí contiene grandes cantidades de Staphylococcus). Estudios recientes, usando técnicas más apropiadas de recolección de muestras las cuales incluyen medidas de protección (uso de guantes estériles) contra la contaminación por flora de las manos, han demostrado que Staphylococcus no es responsable de la mayoría de las infecciones crónicas de las G.S. de origen bacteriano. Estos estudios, han revelado la presencia de dos tipos de microbiota predominantes:
  1. Mezcla de Streptococcus y Bacilos Gram negativos aerobios y anaerobios facultativos (Escherichia coli, Serratia, Pseudomonas y Klebsiella spp).
  2. Anaerobios estrictos (principalmente Porphyromonas, Prevotella, Fusobacterium y Peptostreptococcus).
Las infecciones crónicas de G.S. con mezcla de de bacterias aerobias y anaerobias facultativas Gram negativas, tienden a manifestarse principalmente en pacientes médicamente comprometidos y quienes poseen a estos microorganismos como parte integrante de su microflora bucal.

Las infecciones bacterianas agudas supurativas se suscitan debido al avance de las bacterias hacia las G.S., hay obstrucción de ductos salivales e interrupción de la producción de saliva. Estas infecciones se caracterizan por la presencia de dolor agudo y tumefacción del área afectada, asociado a la limitación en la apertura de la boca y a incremento de la temperatura corporal. Las bacterias mayormente implicadas en estas infecciones son:
  1. Staphylococcus aureus y Haemophillus.
  2. Anaerobios estrictos (Porphyromonas, Prevotella, Fusobacterium, Peptostreptococcus).
Si la infección se debe a un bloqueo del ducto salival, en ocasiones debe realizarse cirugía después que se ha resuelto el proceso infeccioso.

Las Sialoadenitis bacterianas se ven facilitadas por el estado inmunitario del hospedero y por una disminución del flujo salival. En muchos casos se ha producido una infección previa de origen viral que afecta el parénquima glandular. La infección por parte de las bacterias puede producirse al ascender por los conductos salivales (retrógrada) o por la llegada de los microorganismos a las glándulas por la sangre o la linfa (infrecuente). Los principales tipos de Sialoadenitis bacterianas son los siguientes:
  1. Parotiditis Aguda Supurada (originada principalmente por cocos Gram positivos).
  2. Sialoadenitis Aguda Quirúrgica (postoperatoria): S. aureus es el agente mayormente implicado. Es una infección extremadamente rara en la actualidad.
  3. Parotiditis Bacteriana Recidivante o Piógena Infantil (S. aureus, Streptococcus pneumoniae y otros estreptococos alfa-hemolíticos).
  4. Sialoadenitis Recidivante del Adulto o Enfermedad de Payen.
  5. Sialoadenitis Tuberculosa (infrecuente).
Es conveniente destacar que las infecciones bacterianas de G.S. no ocurren en los siguientes casos:
  • Si la producción de saliva es normal.
  • Cuando cualquier bacteria ubicada dentro del ducto salival es expulsada.
  • Cuando las bacterias son inhibidas por las sustancias salivales antimicrobianas (lisozima, lactoferrina, sistema sialoperoxidasa).
Las G.S. también pueden estar afectadas por la presencia de virus (Sialoadenitis virales). Las partículas virales que con mayor frecuencia infectan las G.S. son:
  • Paramixovirus (más común), siendo la Parotiditis la infección viral más frecuente.
  • Citomegalovirus
  • Virus Herpes
  • Virus Coxsackie
  • Virus Parainfluenza
La Parotiditis viral se caracteriza por una afectación dolorosa de ambas parótidas (aproximadamente en el 75% de los enfermos) que se acompaña de fiebre, otalgia, disfonía y disfagia, y dura aproximadamente una semana. La afectación parotídea provoca una deformación estética transitoria en la que se desdibuja el ángulo mandibular y se despega del cuello el lóbulo de la oreja. La carúncula del conducto de Stenon aparece prominente y enrojecida, pero la presión de la glándula no se acompaña de salida de pus por el ostium del conducto.

La sialoadenitis por citomegalovirus puede observarse en personas de cualquier edad, pero es más frecuente cuando éstas padecen alguna forma de inmunosupresión. Este agente infeccioso se encuentra con relativa frecuencia en la saliva de personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana y esta sialoadenitis se observa ocasionalmente en estos enfermos.

Con respecto a las infecciones de G.S. causadas por hongos, los únicos microorganismos reportados que se encuentran implicados en este tipo de lesiones son Candida spp. y Aspergillus. Por otra parte, se tiene conocimiento de un reporte publicado en 1995 por Duboucher y col., quienes detectaron la presencia de grandes cantidades de protozoarios flagelados (Trichomonas tenax) infectando la glándula submaxilar de una paciente.

Otra consecuencia de las infecciones de G.S. es la xerostomía. Se ha demostrado que en pacientes con esta manifestación, se suscitan cambios significativos en la microbiota comensal de la boca. Estudios recientes han revelado que en pacientes con xerostomía se observa una disminución en el número de Micrococcus, Veillonella y Streptococcus salivarius, en tanto que se ha observado un incremento considerable de Candida y Staphylococcus.

El diagnóstico microbiológico de las infecciones de G.S. se puede realizar a través de los siguientes métodos:
  • Detección de anticuerpos (Virus de la Parotiditis y Citomegalovirus).
  • Detección de antígenos víricos.
  • Cultivo de saliva de las glándulas afectadas (Sialoadenitis Bacterianas).
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
  1. LIÉBANA UREÑA J. Microbiología Oral. 2 ed. Madrid: Editorial Mc Graw Hill Interamericana; 2002.

  2. MARSH P, MARTIN MV. Oral Microbiology. 4 ed. Great Britain: Wright; 1999.

  3. DUBOUCHER C, MOGENET M, PERIE G. Salivary trichomoniasis. A case report of infestacion of a submaxillary gland by Trichomonas tenax. Arch Pathol Lab Med 1995; 119 (3): 277-9.


HOME > EDICIONES > VOLUMEN 42 Nº 1 / 2004 > Ir al principio
Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA - FACULTAD DE ODONTOLOGÍA
Fundación Acta Odontológica Venezolana - RIF: J-30675328-1 - ISSN: 0001-6365
Av. Los Ilustres, Ciudad Universitaria, Edif. Facultad de Odontología, Los Chaguaramos.
Telef.: (+58-212)605.3814 - Código Postal 1051 - E-mail: fundacta@actaodontologica.com
Caracas - Venezuela