Revisión Bibliográfica

Abrasión dentaria y abfracción: Revisión de literatura

Recibido para Arbitraje: 11/03/2013
Aceptado para Publicación:22/12/2014

da Costa Dutra L.1; Guerra Seabra E. J.2; de Souza Lucena E. E.3; Pinheiro Cavalcanti Lima I.4

Resumen

El objetivo de este estudio, consistió en una revisión sistemática de la bibliografía disponible, donde se describen las características clínicas, etiología y prevalencia de dientes afectados por lesiones de abrasión y abfracción dentaria. Se realizaron investigaciones en bases de datos electrónicos Pubmed, Lilacs y Medline. Se encontraron 195 artículos a través de los descriptores abrasión dentaria, aparatos dentales y cuellos dentarios (Tooth Abrasion, Tooth Wear and Tooth Cervix) . Criterios de inclusión para la selección de los artículos fueron: estudios que abordan características clínicas, etiología de lesiones de abrasión dentaria y abfracción; estudios que indiquen prevalencia de dientes afectados por esas lesiones; artículos en lengua inglesa y portuguesa. Se seleccionaron 14 artículos, entre 2002 y 2012. La abrasión se presenta en forma de ranuras, ondulaciones horizontales, con superficie pulida y brillante, pudiendo aparecer también como áreas surcadas en forma de V. El cepillado dentario, la fricción con agentes exógenos y los hábitos nocivos fueron reportados como pertenecientes al agente etiológico de esta lesión. Los dientes más frecuentemente afectados por la abrasión dentaria fueron los premolares y molares. La lesión de abfracción fue descrita como lesión en forma de cuña. Fuerzas excéntricas sobre los dientes y estrés mecánico fueron relacionadas como constituyentes etiológicos de la lesión de abfracción. Los elementos dentarios más frecuentemente afectados por estas lesiones fueron los premolares y los molares. Los resultados demuestran una discrepancia de conceptos y entendimientos sobre las lesiones que deben ser prevenidas. El conocimiento del odontólogo sobre sus características clínicas, etiología y prevalencia de los dientes afectados, podrán mejorar el pronóstico, proporcionando las bases para una correcta planificación del tratamiento odontológico, con grandes posiblidades de lograr un tratamiento rehabilitador satisfactorio.

Palabras clave: Abrasión dentaria, Desgaste de los dientes, Cuello dentario, revisión sistemática.


Literature review

Tooth abrasion and abfraction: A systematic review

Abstract

The objective of this study consisted of a systematic review, describing the clinical characteristics, etiology and prevalence of teeth affected by abrasion and tooth abrasion lesions. Investigations were carried out in electronic databases Pubmed, Lilacs and Medline. 195 articles were found through the descriptors tooth abrasion, dental appliances and dental collars (Tooth Abrasion, Tooth Wear and Tooth Cervix). Inclusion criteria for the selection of articles were: studies addressing clinical characteristics, etiology of dental abrasion and abfraction lesions; Studies that indicate the prevalence of teeth affected by these lesions; Articles in English and Portuguese. A total of 14 articles were selected between 2002 and 2012. The abrasion is in the form of grooves, horizontal undulations, with polished and shiny surfaces, and may also appear as V-shaped grooved areas. Dental brushing, friction with exogenous agents and Harmful habits were reported as pertaining to the etiological agent of this lesion. The teeth most frequently affected by dental abrasion were premolars and molars. Abfraction lesion was described as a wedge-shaped lesion. Eccentric forces on the teeth and mechanical stress were related as etiological constituents of the abfraction lesion. The dental elements most frequently affected by these lesions were premolars and molars. The results demonstrate a discrepancy of concepts and understandings about the injuries that must be prevented. The dentist's knowledge about its clinical characteristics, etiology and prevalence of affected teeth, may improve the prognosis, providing the basis for a correct planning of dental treatment, with great possibilities to achieve a satisfactory rehabilitative treatment.

Key words: tooth abrasion, tooth wear, tooth cervix, systematic review.


  1. Graduando en Odontología por la Facultad de Ciencias de la Salud, Universidade do Estado do Rio Grande do Norte, Brasil.
  2. Doctor en Ciencias de la Salud, Profesor Adjunto IV del curso de Odontología, Universidade do Estado do Rio Grande do Norte, Brasil.
  3. Doctorando em Psicobiología, Profesor Asistente II del curso de Odontología, Universidade do Estado do Rio Grande do Norte, Brasil.
  4. Doctora en Ciencia e Ingeñería de los Materiales, Profesora Adjunta II del curso de Odontología, Universidade do Estado do Rio Grande do Norte, Brasil.
  5. CORRESPONDENCIA: laiodutra@gmail.com

INTRODUCCIÓN

En las últimas décadas viene ocurriendo un aumento considerable en la expectativa de vida de la población brasileña, alcanzando en 2009 la edad de 73,17 años, representando un aumento de 10,60entre 1980 e 20091. Ese aumento está asociado a un mejor control preventivo de dolencias orales y sistémicas, acarreando un aumento de la calidad de vida de la población2.

La permanencia de los dientes naturales en individuos con edad avanzada se tornó más frecuente, por lo tanto, se muestra de gran importancia para el mantenimiento y promoción de la salud de esos dientes, como así también de la salud bucal. A lo largo del tiempo las estructuras dentarias van sufriendo procesos fisiológicos que alteran su constitución, y entre los principales procesos que atacan esas estructuras se pueden destacar el desgaste dentário3. Tal desgaste varía de acuerdo con la fuente que lo provocó. Estos son acumulativos e irreversibles durante la evoluciónetaria3, pudiendo ocasionar alteraciones en el esmalte, en la dentina y en la pulpa dentaria.

El sistema estomatognático desempeña actividades funcionales o fisiológicas, siendo los actos de masticar, hablar y deglutir, determinados por reflejos protectores y músculos, los que permiten un desempeño normal de las funciones necesarias4. Así, se evitan patologías como los hábitos parafuncionales, en que no son interrumpidos por los contactos dentarios, generando movimientos no fisiológicos, causando contracción muscular innecesaria4. Esta condición puede facilitar el desarrollo de un cuadro de bruxismo, caracterizado por la actividad de apretar e/o rechinarlos dientes4.

Las facetas de desgaste dentarias son hallazgos comunes, pudiendo presentarse en pequeñas proporciones localizadas, alcanzando el esmalte o provocando grandes destrucciones, afectando la dentina y el esmalte. Varían entre desgastes localizados y generalizados, poseyendo un origen asociado a varios factores que pueden presentarse en conjunto o no, como: hábitos parafuncionales, regurgitación ácida, factores cotidianos diarios como la dieta, interferencias y traumas oclusales5.

Este estudio tuvo como objetivo a través de una revisión sistemática, describirlas características clínicas, etiológicas y prevalentes de dientes atacados por lesiones de abrasión dentaria y abfracción. El conocimiento científico sobre esas alteraciones puede venir a servir como fomento para una mejor conducta clínica delante de estos casos.

MATERIALES Y MÉTODOS

Para el desarrollo de este estudio fueron realizadas investigaciones en las bases de datos eletrónicos Medline, Pubmed y Lilacs. La estrategia de búsqueda fue realizada utilizando os siguientes descriptores: Tooth Abrasion (abrasión dentaria), Tooth Wear (desgaste de los dientes) y Tooth Cervix (cuello del diente).La investigación fue conducida haciendo la combinación de los descriptores, utilizando and (y) entre ellos. A partir de la lista de artículos fueron aplicados criterios de inclusión para la selección de los artículos como: estudios que abordan características clínicas y etiológicas de las lesiones de abrasión dentaria y abfracción; estudios que indiquen prevalencia de dientes atacados por esas lesiones; estudios en los últimos 10 años; artículos publicados en la lengua inglesa y portuguesa. Estas eran las variables dependientes de esta revisión sistemática.

RESULTADOS

Después de la realización de la búsqueda, fueron encontrados 150 artículos en la base de datos Pubmed, 02 artículos en la base de datos Lilacs y 43 artículos en la base de datos Medline (Tabla I). De estos artículos encontrados, fueron seleccionados 08 artículos en la base de datos Pubmed, 01 en la base de dados Lilacs y 05 en la base de datos Medline. Entre los 14 estudios seleccionados, 04 fueron estudios laboratoriales, 03 estudios de prevalencia, 02 estudios randomizados controlados, 02 estudios de revisión de literatura, 01 estudio in vitro, 01 estudio transversal retrospectivo y 01 estudio de riesgo prospectivo.

Tabla I. Estudios encontrados y seleccionados de acuerdo con la base de datos
Tabla I. Estudios encontrados y seleccionados de acuerdo con la base de datos

Se abordó, en 08 de los 14 estudios seleccionados, las características clínicas de las lesiones de abfracción y abrasión (Tabla II). En07 estudios fueron descriptas las lesiones de abfracción como lesiones en formato de cuña, siendo que 01 estudio agrega el aspecto de la lesión en forma de platillo. Entre los 08 estudios fueron descriptas, en 05 de ellos, las lesiones de abrasión dentaria (Tabla II). La lesión de abrasión dentaria se presenta con la superficie pulida y rígida6. Litonjua et al.7 (2004) mencionaron áreas surcadas y en formato de V, como características clínicas de la lesión de abrasión dentaria. En otro estudio8, se relataron desgastes representando la lesión de abrasión como en forma de ondulaciones horizontales con superficie pulida y brillosa. Nguyen et al.9 (2008) describieron la lesión de abrasión en forma de surcos horizontales con bordes lisos y pequeñas marcas de rasguños, siendo esta última característica citada también en otro estudo10.

Tabla II. Características clínicas de las lesiones de Abfracción y Abrasión Dentaria
Tabla II. Características clínicas de las lesiones de Abfracción y Abrasión Dentaria

En nueve estudios de los 14 seleccionados, se relató la etiología de las lesiones de abrasión y abfracción (Tabla III). Miller y col.6 (2003) citaron que fuerzas producidas por contactos en la desoclusión en grupo y contactos prematuros laterales pueden resultar en lesiones de abfracción. Se ha descripto a la sobrecarga mecánica como origen de esta lesión11, pudiendo ocurrir también por fuerzas excéntricas aplicadas en el diente12 y factores oclusales de carga7. Segundo Daley et al.10 (2009), el surgimiento de las lesiones de abfracción dentaria ocurre en consecuencia del estrés mecánico y corrosión, como también alteraciones en la distribución de la fuerza sobre el diente, que pueden provocar la aplicación de fuerza fuera del eje del diente, generando flexión en el área cervical,13,14 Se relataron los mecanismos de estrés por concentración de tensión, hábitos como bruxismo/apriete, contactos prematuros o fuerzas excéntricas como siendo factores etiológicos de la lesión de abfracción, como también ácidos, aparatos ortodóncicos y ganchos de prótesis parcial.

Ha sido descripto que el proceso etiológico de la lesión de abrasión posee como causa más común el cepillado dental10, siendo realizado de forma excesiva6,12,13,14. Dos estudios mencionaron12-14 que hábitos de higiene bucal equivocados y hábitos de sostener o cortar objetos con los dientes, además de ganchos de prótesis parciales y aparatos ortodóncicos, pueden generar esta lesión. La fricción entre un diente y un agente exógeno o físico fue citado8,13,15, pudiendo ser por alimentos groseros, contenidos abrasivos de los dentífricios13 y filamentos de cepillo dental7.

Tabla III. Etiología de las lesiones de Abfracción y Abrasión dentaria
Tabla III. Etiología de las lesiones de Abfracción y Abrasión dentaria

Se abordó en seis estudios de los 14 seleccionados los elementos dentarios más afectados por las lesiones de abfracción y abrasión dentaria (Tabla IV). Cuatro estudios describieron13,16,17,18 estas lesiones como lesiones cervicales no cariosas, no separándolas. Aw et al.16 (2002) afirmaron que los elementos más atacados por las lesiones de abfracción y abrasión dentaria fueron los primeros premolares.17 Fueron relatados los primeros premolares inferiores como los dientes más alcanzados por estas lesiones. En dos estudios13-18 se citaron a los premolares como los elementos dentarios más atacados por las lesiones de abfracción y abrasión dentaria. Rees et al.11 (2003) evaluaron solamente las lesiones de abfracción, habiendo encontrado mayor prevalencia en premolares. Otro estudio afirmó que los premolares superiores fueron los más afectados por la lesión de abfracción19.

Tabla IV. Elementos dentarios más atacados por las lesiones de Abfracción y Abrasión dentaria
Tabla IV. Elementos dentarios más atacados por las lesiones de Abfracción y Abrasión dentaria

DISCUSIÓN

La abfracción puede ser conceptuada como una destrucción dentaria en forma de cuña, progresiva, con bordes bien definidos y que ocurre con mayor frecuencia en la porción más cervical de la cara vestibular anató¬mica de los dientes atacados. En los estudios seleccionados se encontró, casi de forma unánime, la característica de la lesión de abfracción en forma de cuña6,7,9,10,11,12,19. Esta destrucción ocurre en nivel micro estructural en el diente en zonas de concentración de tensiones12. Se mencionaron esas tensiones, en los estudios, como resultado de contactos en la desoclusión en grupo y contactos prematuros laterales6, durante los movimientos laterales de la mandíbula. Rees et al.11 (2003) relataron que la sobrecarga mecánica puede provocar el aparecimiento de lesiones de abfracción, corroborando lo dicho por otro autor7, que hubo citado a los factores oclusales de carga como los responsables por el desarrollo de estas lesiones.

Fuerzas de carga oclusal aplicadas a los dientes son transmitidas a través de ellos para las estructuras de soporte periodontal, las que pueden amortiguar y disipar las tensiones resultantes. Así, los dientes móviles son menos probables de desarrollarla concentración de tensión que pueda producir abfracción, resultante de fuerzas excéntricas aplicadas al diente12. A partir de una lateralización de las fuerzas oclusales, en virtud de la resistencia mayor del periodonto de sustentación, ocurre una tendencia del elemento dentario a sufrir una flexión, cuya resultante de fuerzas aplicadas se concentran en la porción cervical del diente, generalmente en la cara anterior. Delante de la continuidad de esta ocurrencia, el elemento dentario pasa a sufrir continuos procesos de fracturas resultando en una lesión en forma de cuña y con márgenes definidos. Se ha demostrado, en estudios clínicos recientes, que las lesiones cervicales de abfracción son más comúnmente encontradas en las superficies anteriores de los dientes11. Darley et al.10 (2009) relataron que el surgimiento de las lesiones de abfracción dentaria ocurren por medio de alteraciones en la distribución de la fuerza sobre el diente, como también a través de la corrosión, lo que no ha corroborado los datos encontrados anteriormente. Esta lateralización de fuerzas también fue descripta en otro estudio13, en que fuerzas fuera del eje del diente podrán causar flexión en el área cervical.

Grippo et al.14 (2012) citaron los mecanismos de estrés por concentración de tensión, hábitos como bruxismo/fricción, contactos prematuros o fuerzas excéntricas como etiología de la lesión de abfracción, como también por ácidos. Esta destrucción por ácidos corroboró la etiología de corrosión descripta en otro estudio10. La corrosión es poco mencionada en la literatura como causa de las lesiones de abfracción, siendo la más aceptada por fuerzas oclusales mal dirigidas a partir de factores mecánicos. Actualmente la literatura es más consensual en describirla corrosión dental por ácidos provenientes de la alimentación o de reflujo gastro-esofágico (ácidos de origen no bacteriana) con la denominación de Erosión Dentaria (algunos autores la llamam Perimólise), inclusive describiendo cuadros clínicos de una condición descripta como “islas de material restaurador”, donde la corrosión ácida de la estructura dentaria ocurre en toda la corona pero no en el material restaurador, dejando la impresión que éstos están en un plano más alto que la superficie dental. Esta diferenciación es esencial no solamente desde el punto de vista diagnóstico, sino principalmente porque la erosión requiere conductas diferenciadas en el manejo clínico terapéutico de los pacientes afectados, eso porque muchas veces algún tipo de tratamiento médico es necesario.

Se ha relatado19 que varios pacientes tuvieron lesiones en forma de cuña sobredientes los cuales nunca habían estado en oclusión, como en casos de mordida abierta anterior causados por anomalías esqueléticas, indicando que las fuerzas oclusales pueden no haber desempeñado ningún papel en su etiología. Pero, se debe analizar si estos pacientes realizaban hábitos nocivos, como: morder alimentos duros o ganchos de cabello, hábitos profesionales (morder clavo, hilo), hábitos posturales (postura de sueño). Un estudio7 afirmó que la aplicación de carga no axial intermitente no afecta el tamaño de las lesiones cervicales, sugiriendo que la aplicación de carga oclusal puede no desempeñar un papel significativo en la progresión del desgaste dental cervical comúnmente referido como abfracción.

La mayoría de las veces, las lesiones de abrasión dentaria y abfracción fueron citadas como lesiones cervicales no cariosas, lo que generalmente es incorrecto, pues de acuerdo con Grippo et al.14 (2012),la compleja interacción de varios mecanismos de corrosión (causado por la degradación química), estrés (manifestada por la abfracción), y fricción (del cepillo/dentífrico manifestada por la abrasión), se hace no adecuado designar todas las lesiones cervicales no cariosas como siendo causadas por un único mecanismo. Los elementos más atacados por las lesiones de abfracción fueron los premolares, seguidos por los molares.

Esta prevalencia en dientes posteriores puede ser debido a la exposición mayor y más frecuente a los esfuerzos masticatorios, con mayores chances de estar recibiendo fuerzas que no estén direccionadas a lo largo de su eje, promoviendo el aparecimiento de estas lesiones. Pero, se han relatado a los dientes anteriores como los más afectados, en donde, además de los premolares, los incisivos fueron los más atacados11; siendo que otro estudio13 consideró a los premolares y caninos como los dientes con mayor prevalencia de estas lesiones.

Los autores de esta revisión sistemática colocan en discusión el siguiente razonamiento: los estudios que demuestran la prevalencia de los premolares (principalmente los inferiores) como dientes más atacados deben ser confrontados con dos cuestiones principales, las cuales son: la anatomía de los premolares y la condición de pérdidas dentarias de los individuos. En cuanto a la condición anatómica, es lógico que dientes como los premolares por tener menor espesor que los molares presentan menor resistencia a los desgastes y micro fracturas característicos de las lesiones de abfracción. Ya la situación de pérdidas dentarias a que los pacientes investigados fueron sometidos a lo largo de sus vidas no son mencionadas en la mayor parte de los estudios como criterios de inclusión o de exclusión. Ahora, Brasil es un país que vive una transición entre los perfiles de salud bucal en su población, siendo que la población arriba de los 35 años de edad todavía presenta bajos índices de mantenimiento de dientes funcionales. Entonces, aún puede hablarse de una gran concentración de individuos investigados que perdieron los primeros molares, o más dientes de de este grupo, dejando toda la carga oclusal y masticatoria a ser absorbida por los premolares, lo que resulta por si solo en sobrecarga oclusal para esos dientes.

La abrasión dentaria es también una lesión que se caracteriza por la destrucción dentaria, sin embargo estas pueden desarrollar las más variadas conformaciones en el elemento dentario. Se ha mencionado, en diversos estudios, varios padrones de lesiones de abrasión, siendo lesiones como superficies pulidas, rígidas, brillosas. Fueron descriptas algunas lesiones en forma de ranuras y surcos horizontales con bordes lisos. LINTONJUA et al.7 (2004) afirmaron que esta lesión puede presentar como características clínicas áreas surcadas, en forma de V, no concordando así con los padrones citados anteriormente, lo que hace esta característica semejante a la lesión de abfracción. Debido a su formato de cuña puede ser interpretado por algunos profesionales como en forma de V, llevándolos a un diagnóstico equivocado. El padrón de ranuras y surcos horizontales provoca relatos de que ésta es desencadenada por el movimiento de las cerdas de los cepillos dentales en el acto de cepillado.

Fue lo que se constató en los estudios, pues fue descripto como etiología de las lesiones de abrasión dentaria el cepillado dental10, siendo realizado en forma excesiva6,12,13,14. Esta actividad realizada de forma excesiva frecuentemente tiende a desgastar la superficie del diente, provocando la lesión. Entre los profesionales que tratan con oclusión, algunos consideran la no influencia de la oclusión mal dirigida de la etiología de la abrasión, afirmando que a lo largo del tempo, movimientos con intensidad de fuerza mayor que la necesaria en el cepillado dental puede provocar el aspecto clínico de la lesión de abrasión dentaria. Pero es creciente la corriente que acepta las cargas oclusales mal direccionadas (fuera del largo eje del diente) como teniendo un papel importante en la etiología de la abrasión, pues como ocurre en la lesión de abfracción, pueden provocar direccionamientos de fuerzas de tensión para diferentes localizaciones en la superficie dentaria, provocando perdida de estructura.

No hay estudios que validen científicamente si estos dos factores pueden actuar en conjunto en el proceso etiológico de la lesión de abrasión dentaria, sin embargo, la segunda corriente se basa en el hecho de que si el cepillado dental, por más vigoroso que sea, fuese capaz de provocar desgastes dentarios por abrasión, estos serían mucho más prevalentes en la población en general.

Además del cepillado excesivo y la mala técnica, ha sido reportada12-14 y que la utilización indebida de instrumentos de higiene bucal, hábitos profesionales y aparatos ortodóncicos, pueden provocar lesiones de abrasión por la fricción de estos objetos con la estructura dentaria o probablemente por direccionamiento de fuerzas excéntricas para algún área del diente, debido al esfuerzo masticatorio, promoviendo el degaste. Se ha citado8 a la fricción entre un diente y un agente exógeno, pudiendo ser por alimentos abrasivos y a través del toque de instrumentos de viento14. Dos estudios13-15 mencionaron la etiología por agentes físicos, lo que lleva a afirmar una etiología por envolvimiento mecánico, pero con diversos factores que pueden originar la lesión de abrasión dentaria, como fue indicado anteriormente.

De acuerdo con los estudios, los elementos más afectados por la abrasión dentaria fueron los premolares y molares. Este mayor ataque en elementos dentarios posteriores puede ser debido a ser dientes que sufran mayor contacto con agentes físicos o que sean elementos más alcanzados por las cerdas de los cepillos dentales durante los procesos de higiene oral. Debido a la posible influencia de fuerzas mal dirigidas longitudinalmente al eje del diente, los elementos citados en su mayoría son los posteriores, elementos que sufren mayor ataque de los esfuerzos masticatorios, siendo así, con mayor posibilidad de estar soportando fuerzas excéntricas, generando las lesiones de abrasión dentaria.

CONCLUSIÒN

Se puede constatar que las lesiones de abfracción se presentan en forma de cuña, con el principal origen por los procesos mecánicos que generan fuerzas mal dirigidas sobre el elemento dentario. Los elementos dentarios más atacados por la lesión de abfracción fueron los premolares y molares. Se ha relatado a la lesión de abrasión dentaria siendo en forma de ranuras, surcos y ondulaciones horizontales, con superficies pulidas y rígidas. La etiología de esta lesión fue atribuida a traumas en la superficie dental causados principalmente por el contacto de los dientes con agentes físicos. Los premolares y molares fueron los dientes más afectados por la lesión de abrasión dentaria.

Son necesarios nuevos estudios para agregar información sobre el padrón clínico de la lesión de abrasión dentaria, como también para comprobar si fuerzas mal dirigidas longitudinalmente al eje del diente y hábitos de cepillado, hábitos nocivos, fricción con agentes físicos actúan de forma aislada o actúan en conjunto en determinadas situaciónes clínicas. Hay necesidad de estudios que evalúen la prevalencia de estas lesiones de forma separada, y no como lesiones cervicales no cariosas. El conocimiento del odontólogo sobre las características clínicas, la etiología y prevalencia de los elementos dentarios más afectados, servirian para ser más acertivos en el dianóstico que como resultado nos proporcionará un mejor pronóstico, mejorando con ello la planificación correcta del tratamiento odontológico, logrando un tratamiento rehabilitador exitoso.

Referencias bibliográficas

  1. IBGE – Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística. Observações sobre a evolução da mortalidade no Brasil: o passado, o presente e perspectivas. IBGE, 2010.
  2. Tavares MJGM, Prado Junior RR, Mendes RF, Moita Neto, JM. Characterization of tooth wear in patients above 35 years of age. RGO 2007 jan-mar; 55(1):47-53.
  3. Santos TS, Moura AD, Piva MR, Carvalho LPM, Martins Filho PRS. Relationship of Tooth Wear to Temporomandibular Dysfunction. Rev. Cir. Traumatol. Buco-Maxilo-facial. 2009 apr./jun; 9(2): 73-80.
  4. Primo PP, Miura CSN, Boleta-Ceranto DCF. Hysiopathologic considerations about bruxism. Arq. Ciênc. Saúde UNIPAR 2009 sep./dec; 13(3): 263-66.
  5. Lopes FAM, Araújo CRP, Conti, PCR, Tomasi C. Prevalence of dental wear and their relation to occlusal aspects and parafunctional habits. Rev Odontol UNESP 2007; 36(1):47-52.
  6. Miller N, Penaud J, Ambrosini P, Bisson-Boutelliez C, Brianc¸on, S. Analysis of etiologic factors and periodontal conditions involved with 309 abfractions. J Clin Periodontol. 2003 Sep;30(9):828-32.
  7. Litonjua LA, Bush PJ, Andreana S, Tobias TS, Cohen RE. Effects of occlusal load on cervical lesions. J Oral Rehabil.2004 Mar;31(3):225-32.
  8. Dzakovich JJ, Oslak RR. In vitro reproduction of noncarious cervical lesions. J Prosthet Dent. 2008 Jul; 100(1):1-10.
  9. Nguyen C, Ranjitkar S, Kaidonis JA, Townsend GC. A qualitative assessment of non-carious cervical lesions in extracted human teeth. Aust Dent J. 2008 Mar; 53(1):46-51.
  10. Daley TJ, Harbrow DJ, Kahler B, Young WG. The cervical wedge-shaped lesion in teeth: a light and electron microscopic study. Aust Dent J. 2009 Sep; 54(3):212-9.
  11. Rees JS, Hammadeh M, Jagger DC. Abfraction lesion formation in maxillary incisors, canines and premolars: A finite element study. Eur J Oral Sci 2003; Apr; 111(2):149-54.
  12. Grippo JO, Simring M, Schreiner S.Attrition, abrasion, corrosion and abfraction revisited: a new perspective on toothsurface lesions. J Am Dent Assoc. 2004 Aug; 135(8):1109-18
  13. Pikdöken L, Akca E, Gürbüzer B, Aydil B, Taşdelen B. Cervical wear and occlusal wear from a periodontal perspective. J Oral Rehabil. 2011 Feb; 38(2):95-100..
  14. Grippo JO, Simring M, Coleman TA.Abfraction, Abrasion, Biocorrosion, and the Enigma of Noncarious Cervical Lesions: A 20-Year Perspective. J Esthet Restor Dent. 2012 Feb; 24(1):10-23.
  15. Francisconi LF, Scaffa PM, de Barros VR, Coutinho M, Francisconi PA.Glass ionomer cements and their role in the restoration of non-carious cervical lesions. J Appl Oral Sci. 2009 Sep-Oct; 17(5):364-9.
  16. Aw TC, Lepe X, Johnson GH, Mancl L. Characteristics of noncarious cervical lesions: A clinical investigation. J Am Dent Assoc. 2002 Jun; 133(6):725-33.
  17. Borcic J, Anic I, Urek MM, Ferreri S. The prevalence of non-carious cervical lesions in permanent dentition. J Oral Rehabil. 2004 Feb;31(2):117-23.
  18. Takehara J, Takano T, Akhter R, Morita M.Correlations of noncarious cervical lesions and occlusal factors determined by using pressure-detecting sheet. J Dent. 2008 Oct; 36(10):774-779.
  19. Wood ID, Kassir AS, Brunton PA. Effect of Lateral Excursive Movements on the Progression of Abfraction Lesions. Operative Dentistry. 2009 May-Jun; 34(3):273-9.