Editorial

Desde que hace trescientos cincuenta y dos años se iniciaron las publicaciones científicas y hace 100 años se creó la organización del artículo científico llamada IMRYD (Introducción, Métodos, Resultados y Discusión), no se ha parado de plasmar de forma ordenada y formal las investigaciones, ya que la ciencia comprendió perfectamente que de otra manera los conocimientos se perderían rápidamente.

Las revistas científicas se han convertido con el paso del tiempo en el mejor escenario para la publicación de los resultados de las investigaciones. Sin embargo, no todas tienen el mismo alcance de difusión ni el mismo prestigio científico. En ese sentido y a través de la bibliometría, se puede medir el alcance y el impacto de cada artículo a través de las citas que reciba el mismo. Haciendo de esa manera que las publicaciones más citadas tengan un repunte en prestigio y credibilidad y una mayor difusión de los conocimientos.

Dicha realidad cobra cada vez más importancia si se considera que vivimos en una sociedad del conocimiento donde las demandas sociales se convierten en la principal bandera de las políticas y economías que anteriormente se basaban en la explotación de recursos naturales y hoy en la aplicación de cambios científicos y tecnológicos que permitan mejorar la calidad de vida de la sociedad y donde el principal protagonista es el ser humano y sus conocimientos.

Es por esa razón que los países que quieren progresar invierten en la actualidad grandes sumas de dinero en la investigación y la producción de conocimientos científicos. Las universidades no deber estar lejos de ese concepto, ya que deberían ser ellas los principales entes generadores de respuestas sociales, no solo a través de la investigación y la innovación sino a través de la capacitación de sus estudiantes desde el pregrado y además de ello, tiene el compromiso de promover la publicación de dichos conocimientos a través de las revistas científicas.

Ha llegado la hora de ser parte del cambio que el país necesita, ¡Seamos desde nuestra tribuna una sociedad de conocimientos!

Dra. Mariana C. Morales-Chávez

Editora en Jefa